Maduro obtiene los superpoderes para gobernar por decreto

1798604w300

La Asamblea Nacional aprobó la ley habilitante, que le da facultades extraordinarias para legislar sin control parlamentario durante 12 meses

Por   | Para LA NACION

CARACAS.- Nicolás Maduro cumplió ayer uno de sus principales sueños políticos: contar con una ley que le otorga superpoderes y le permite gobernar a golpe de decreto durante un año a Venezuela. Una ley que lo iguala con su antecesor, Hugo Chávez. “Voy pa’lante y con la habilitante no me para nadie”, festejó el presidente.

Los 98 parlamentarios chavistas -a los que se sumó un suplente colocado en los últimos días para alcanzar la mayoría calificada- aprobaron obedientemente, en una primera discusión sobre las dos establecidas, la tan esperada ley habilitante, que en la historia de Venezuela se vincula con los presidentes poderosos.

El martes será confirmada en segunda votación y “entregada al presidente en una marcha junto al pueblo”, adelantó Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional.

Maduro usará sus nuevos poderes para decretar una ley de precios, costos y ganancias con el objetivo de “bajar todos los rubros por lo menos 50% en todos los precios abultados”. Como tantas otras veces en la Venezuela del realismo mágico, el oficialismo no dice que ya en 2011, y también a través de una norma habilitante, Chávez lanzó una ley de costos y precios justos que establecía el combate a la inflación. Los resultados saltan a la vista: 5,1% de inflación en octubre para una tasa anual por encima del temido 50%.

La senda elegida por Maduro viene marcada por el “comandante supremo”, al que intenta imitar en sus decisiones. Anteayer, incluso, se vistió de militar para subirse a uno de los “poderosos tanques del ejército de los libertadores” y apuntar con un cañón hacia horizontes burgueses imaginarios. Con ese mismo estilo, como si manejara el país desde un tanque, el presidente cumple la primera semana de ofensiva cívico-militar contra “la guerra económica de la burguesía parasitaria”.

El chavismo preparó a conciencia en la Asamblea Nacional un pleno histórico convertido en su habitual fiesta proselitista, con cánticos revolucionarios y ataviados con camisetas con el lema “Yo soy el 99”, en referencia al diputado que les faltaba para la mayoría necesaria.

Para ello arrebataron la inmunidad parlamentaria de la opositora María Aranguren, a quien sacaron del medio con la complicidad de la Fiscalía y del Tribunal Supremo. Incluso juramentaron a escondidas a su reemplazo, el suplente Carlos Flores, quien por fin dio la cara ante el país luego de pasarse semanas en un escondite militar.

Y votó vestido de azul, sin la misma camiseta que sus camaradas, con un par de gritos en contra y aclamado por sus nuevos compañeros de ruta política. Flores, que abandonó el chavismo en 2012 al igual que Aranguren y otros políticos, sufrió como castigo la expropiación del 90% de la finca agrícola familiar. “¿Por qué se dejó comprar la conciencia?”, se preguntó la opositora Danirah Figueroa, cuando la respuesta se encuentra en esa misma expropiación.

Los diputados chavistas mintieron a conciencia: ninguno de ellos fue el 99; quien vendió su voto fue Carlos Flores. Y no se conformaron con aprobar la ley que otorga plenos poderes a Maduro y que se los quita a ellos mismos. Insultaron (“paramilitares”, “malandros”) y amenazaron. El diputado Ricardo Sanguino incluso llamó al pueblo a “identificar y ubicar” a quienes se oponen a la aprobación de la ley tan deseada por el mandatario.

El militar Pedro Carreño, jefe del grupo parlamentario chavista, mostró una fotografía del líder opositor Henrique Capriles con el presunto dueño de Daka, la primera cadena de electrodomésticos intervenida y saqueada el fin de semana pasado. Horas antes, el propio Capriles había desmentido la imagen, ya que se trata en realidad de un senador mexicano que participó como observador en las elecciones presidenciales del 14 de abril.

Una de las pocas fotografías que se tienen del enigmático dueño de Daka, que en realidad se hizo millonario en siete años gracias a sus -hasta ahora- buenas relaciones con el chavismo, lo muestra sonriente junto al vicepresidente Jorge Arreaza.

Los oficialistas aprovecharon la sesión legislativa para acusar a los opositores de estar vinculados con las decenas de comerciantes “especuladores” detenidos en los últimos días.

La respuesta de la opositora Figueroa fue tan contundente que la televisión pública cortó la señal cuando esgrimió los sobreprecios en supermercados estatales, supuestamente regulados en favor del pueblo: 128% en el arroz, 141% los huevos, 146% las lentejas?

“La habilitante no resolverá nada, sólo le da más poder a Maduro. Cuando se vaya la luz, saquen la habilitante a ver si vuelve”, ironizó Capriles en un acto electoral.

A la misma hora, Maduro imponía una nueva cadena de televisión para festejar su triunfo “histórico” y narrar su encuentro con una viejita. “Maduro, no cedas, no te canses, sigue adelante. El pueblo humilde está contigo”, recreó el presidente, al repetir una conversación digna del mismísimo Chávez..

http://www.lanacion.com.ar/1638378-maduro-obtiene-los-superpoderes-para-gobernar-por-decreto

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *