Leopoldo López llama a la calle y se mide con Henrique Capriles

luego-caracas-leopoldo-lopez-capriles_ecmima20120124_0066_4

Agitado debate que se vive entre Mesa de la Unidad Democrática y Voluntad Popular

Los primeros eligen la vía electoral, los segundos quieren ya a Maduro fuera del gobierno

“Ahí se están matando. Hay un grupo contra otro, todos contra todos. Se formó la ‘sampablera’ (tremendo lío) entre esa oposición”. Nicolás Maduro asiste complacido desde su púlpito revolucionario al agitado debate que se vive en el seno de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), aún más revuelto tras el llamamiento a las calles efectuado por Leopoldo López, líder de Voluntad Popular.

“Hoy es más evidente que nunca que existen dos visiones dentro de la oposición“, sentencia el analista Miguel Velarde. La primera, mayoritaria y moderada, apoya el liderazgo de Henrique Capriles y las negociaciones con el gobierno, en paralelo a una denuncia constante contra el gobierno chavista. Una oposición en resistencia.

La segunda, radical, insiste en la necesidad a corto plazo de un nuevo gobierno, al que se accedería a través de la protesta en la calle y una posterior fórmula electoral. “Si estar en contra de que sigan matando es ser radical, entonces soy radical”, insistió ayer Leopoldo López, cabeza visible de la oposición en la oposición.

El exalcalde de Chacao, que fuera jefe de campaña de Capriles en las presidenciales de 2012, se ha convertido en la alternativa a su antiguo compañero, una historia política de amores y odios desde su origen.

Voluntad Popular, que ha lanzado una proclama pública para unir a todas las corrientes socialdemócratas, apoya la jornada de asambleas públicas que se inicia mañana. A ella se ha sumado el grupo Vente Venezuela, de la diputada María Corina Machado, y el bloque Movida Parlamentaria, un grupo de parlamentarios afines a la asambleísta conservadora.

“Es una invitación a los que quieren luchar, a los que saben que el país va por mal camino”, avanzó López, quien pretende que durante un mes la calle proponga cómo cambiar el gobierno. El objetivo de este sector es desembocar en una Asamblea Constituyente, ya que para un hipotético revocatorio contra Maduro faltarían más de dos años. Hasta el momento las protestas políticas de los radicales no han encontrado apoyo en la calle. Buena parte de los analistas políticos considera hoy que la hoja de ruta de la constituyente es inviable.

El debate está tan encendido que en las últimas horas los seguidores de López y Machado se lanzaron a la red con su eslogan favorito, “La Salida”, y las etiquetas #SoyRadical y #NoMeLaCaloMás.

Capriles, apoyado por su partido, Primera Justicia; por Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la MUD; y por varios partidos no quiere saber nada de vértigos políticos. “No voy a acompañar atajos que lleven al país a callejones sin salida”, aclaró el gobernador de Miranda.

La mayoría de los partidos de la MUD considera “suicidas”, “irresponsables” o, como poco, “inoportunas”, las propuestas del otro sector. “Buscar una pronta salida de Maduro no nos ayuda. Creo que esa lucha no es de este momento“, reflexionó en el diario Tal Cual José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello y una voz muy respetada en el antichavismo.

La MUD, que está en pleno proceso de renovación interna en busca de una nueva identidad más allá de la electoral, ha apostado por participar en las negociaciones con el Gobierno en materia de seguridad y en persecución de fondos municipales. Algo que no ve con buenos ojos en el sector más duro del antichavismo.

Un camino que ya hoy aparece lleno de obstáculos. La MUD es un conglomerado de partidos, desde la derecha más conservadora hasta la izquierda de Bandera Roja, pasando por democristianos, socialcristianos, socialdemócratas y progresistas. Muchos pensamientos distintos y muchos egos disparados. Y un problema agudo de velocidad: los hay que apuestan por el vértigo frente a otros que se han decantado por la resistencia.

El debate ha alcanzado temperaturas tórridas en las redes sociales. Capriles acuñó el término “twitterneitors” contra los radicales que se desatan en el mundo paralelo. Al “goberneitor” de Miranda los “duros” le acusan de ser “el chavismo de la oposición” y un “Justin Bieber” de la política.

 

http://www.elmundo.es/internacional/2014/02/01/52ed17d7268e3ece4f8b4576.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *