Encapuchados con acento cubano torturaron a menores en Mérida

8E603744-6A09-4AF5-AD5E-99700C984BFE_w640_r1_s

La policía venezolana los puso de rodillas y los roció con perdigones; los presuntos cubanos los desnudaron para atormentarles con un tirapiedras. A otro le hicieron morderse la lengua.

Un abogado de Mérida, en Venezuela, solicitó al Tribunal de Responsabilidad Penal de ese estado andino la apertura de una investigación bajo la ley venezolana contra la tortura y los tratos crueles y degradantes, al presentar el testimonio y las lesiones sufridas por sus defendidos a manos de agentes policiales encapuchados, algunos de los cuales hablaban con marcado acento cubano.

El letrado, Genis Navarro, representó a tres adolescentes de entre 14 y 17 años que fueron detenidos  en un sector donde tenía lugar una protesta.

Las fuerzas represivas utilizan perdigones para castigar a los manifestantes. Geraldine Moreno murió de un escopetazo en el rostro.Las fuerzas represivas utilizan perdigones para castigar a los manifestantes. Geraldine Moreno murió de un escopetazo en el rostro.

Los jóvenes testificaron que, aun sin estar participando en la misma, los policías encapuchados que los detuvieron los hicieron arrodillarse y levantar los brazos, tras lo cual los rociaron con perdigones. Los detenidos mostraron las lesiones al tribunal, las que también constan en el informe de un médico forense.

Según el experto uno de los detenidos recibió siete impactos de perdigones: tres en un brazo y cuatro en el tórax. También presentaba dos edemas característicos de  los que deja el impacto de objetos contundentes.

El joven explicó que estas últimas lesiones le fueron infligidas en la Unidad Blindada de la policía adonde fueron conducidos tras ser arrestados. Allí dos sujetos enmascarados, que hablaban con acento cubano, intentaron obligarles a admitir que eran de su propiedad algunos objetos de los que usan los estudiantes en las protestas.

Para obtener su confesión, les conminaron a desnudarse y luego les lanzaban al cuerpo metras (canicas) utilizando chinas (tirapiedras) de tiras de caucho. A uno le pidieron que sacara la lengua y luego lo golpearon en la cabeza y el mentón para que se mordiera ese apéndice.

El abogado Navarro, quien presentó el caso en el programa La Tarde de la cadena colombiana de noticias NTN24, dado que es ilegal entrevistar a menores, destacó la utilización de capuchas por los agentes policiales, lo cual les permitiría cometer con impunidad estas violaciones de los derechos humanos.

Señaló no obstante que la pesquisa podría comenzar por los funcionarios que firmaron las actas de detención. La jueza acogió la solicitud de iniciar la pesquisa y dejó en libertad a los jóvenes.

Navarro manifestó a la conductora de La Tarde, Idania Chirinos, su preocupación por el menor de los tres muchachos, de 14 años, de quien su familia no ha sabido nada desde hace tres días.

 

http://www.martinoticias.com/content/article/33001.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *