Mensaje del sr. rector A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA

news1-178x180

Con mucha indignación la UDLA ha recibido el informe de evaluación y categorización realizado por el CEAACES que demuestra, una vez más, cuan alejados de la realidad están los órganos reguladores del sistema universitario. Felizmente, sabemos que los estudiantes y padres de familia saben distinguir las diferentes universidades, más allá de este falso y sesgado ranking universitario que pretende crear el CEAACES.

La Evaluación tiene graves vicios y problemas:

1. Categorías: Ningún país civilizado del mundo se atreve a establecer categorías a la manera del CEAACES. Las universidades son simplemente acreditadas con diferentes tipos de condicionamientos. Hacer una jerarquización semejante es un falso ejercicio y una verdadera impostura. Basta ver cómo han clasificado a ciertas universidades buenas y malas que todos conocemos y que sabemos que no deberían estar en esas categorías.

2. Por otra parte, la categorización es una medida inválida a nivel institucional. Pone en un mismo saco a universidades grandes, medianas y pequeñas bajo idénticos parámetros y oculta los programas de excelencia que puede tener una universidad clasificada como B o C, así como los focos de deficiencia de una universidad de categoría A.

3. El modelo empleado es absurdo. Parecería que el Gobierno quiere universidades pequeñas, con pocos objetivos y ambiciones, pero con capacidad de llegar fácilmente al 60% de profesores a tiempo completo. Esto explica que universidades muy pequeñas y débiles hayan podido escalar posiciones altas gracias a la contratación de un puñado de docentes. Para la UDLA, que tiene 12.000 estudiantes, completar en tan corto tiempo ese porcentaje es difícil. Aún así, estamos en el 40%. El modelo matemático empleado por el CEAACES, sin embargo, diluye nuestro porcentaje. Puesto que contratamos un 30% de profesores a tiempo completo en diciembre del 2012, se prorratea la cifra en los 12 meses y se nos hace valer únicamente el 10%.

La aplicación del modelo ha resultado ser una mala foto de las Instituciones y del sistema al 2012. Los pesos asignados a los parámetros son demasiado rígidos lo que impiden tomar cuenta características particulares de cada institución. Por ejemplo las universidades urbanas van a ser penalizadas injustamente en el tema de espacios de recreación. Muchos de los criterios tomados en cuenta, como los porcentajes de profesores a tiempo completo pueden cambiar sustancialmente de un año a otro por lo que la fotografía del 2012 no refleja la realidad actual.

La UDLA es una institución netamente urbana porque sirve a una población de clase media que utiliza el transporte público. Ninguna universidad urbana sea en Londres (Universidad de Londres), Paris (Sorbonne), Nueva York (NYU) o Quito puede ofrecer espacios verdes amplios por la limitación de las tierras y el nivel de los precios. Nuevamente, el modelo privilegia a universidades costosas que sirven a los segmentos más ricos de la población.
Una anécdota: Cuando el CEAACES vino a evaluar nuestro laboratorio de investigación genética (el más avanzado del país) dirigido por el científico César Paz y Miño, no quisieron mirar los equipos sino verificar si había conexión a internet y cual era el ancho de banda. ¡Buena manera de medir la investigación de nuestra Universidad!

4. La Universidad de Las Américas no tiene ninguna confianza en el organismo de evaluación y acreditación que busca, desde el inicio de su funcionamiento, asfixiar a las universidades autofinanciadas. Por esa razón, seguimos avanzando en nuestros procesos internacionales de acreditación, tanto a nivel institucional en los EE.UU. (somos la única universidad ecuatoriana aceptada) como a nivel de carreras. Un sello internacional de agencias experimentadas y no politizadas son la mejor garantía para los títulos de nuestros estudiantes.

5. El modelo no mide la calidad de los graduados y los niveles de empleabilidad. Tampoco mide la calidad de los docentes. Un PhD graduado en un programa express de dudosa calidad vale más que un master de Yale, Stanford o Princeton.

En definitiva, el retrato del sistema universitario dibujado por el CEAACES es una caricatura grotesca que no guarda correspondencia con la realidad del sistema universitario ecuatoriano. Las realidades y lo que sigamos haciendo con inspiración y fortaleza demostrará la falacia de este informe y la incompetencia de quienes lo suscribieron.

Nuestra universidad seguirá adelante con decisión, firmeza y pasión construyendo un espacio de calidad y compromiso con el Ecuador y no se distraerá, ni por un instante, en la consecución de sus objetivos de largo plazo.

Universidad de Las Américas

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *