Libertad de expresión: el país con 174 agresiones en 2013

agresion-periodistas_

Los ataques se cometieron en contra de medios, periodistas y ciudadanos

La Red de Monitoreo de Amenazas a la Libertad de Prensa de Fundamedios reportó en 2013,  174 agresiones en contra de medios, periodistas y ciudadanos que ejercían su derecho a la libertad de expresión.

Desde 2008, la organización ha registrado 778.

El silencio asfixiante es el informe de nueve capítulos (69 páginas), en el que se detallan los principales atentados contra la libertad de expresión en el país. Según Fundamedios, con esa cifra, 2013 es uno de los años más violentos para el ejercicio de ese derecho  en Ecuador.

Al igual que en años anteriores, los funcionarios públicos encabezan la lista de los principales agresores con 82 ataques (47%), seguidos por el Estado, con medidas administrativas o legales abusivas, con 53 ataques (32%).

En cuanto a las víctimas, los medios de comunicación públicos y privados han sido los más agredidos de este año: en 64 ocasiones, lo que representa el 37% del total de ataques. Sin embargo, de esas agresiones, 63 corresponden a medios privados y una, a un medio del Estado. El segundo grupo corresponde a  los periodistas, con 51 reportes (29%).

El informe muestra el incremento, en casi 50% de los casos de censura: de siete casos de censura previa en 2012, pasó a 13 episodios en el último año. Esto a propósito de la puesta en vigencia del Código de la Democracia.

Presentamos seis extractos textuales del informe. (NJ)

Los enlaces obligatorios subieron en 400%

En 2013, según el informe, se ordenó la transmisión de 817 enlaces obligatorios, es decir hay un incremento del 400% en la utilización de esta herramienta, entre enero y agosto de 2012 (158 enlaces), con el mismo período de 2013. Del total de enlaces ordenados, 388 fueron utilizados para difundir mensajes de “interés general de la ciudadanía”. Dentro de esta categoría generalmente están las cadenas utilizadas para atacar y descalificar las opiniones de periodistas y personajes públicos que han criticado al régimen. La utilización de cadenas nacionales es la segunda agresión más alta registrada en este año: 26 enlaces obligatorios para desprestigiar y criticar las opiniones distinta a la expuesta por el Gobierno, estas agresiones representan el 15% del total de las 174 agresiones registradas este año.

Las decisiones judiciales arbitrarias suman 50

En cuanto a las agresiones, el mayor número se encuentra  en la macro categoría de “Decisiones judiciales arbitrarias”, con 50 casos; mientras que en segundo lugar se ubican las “Agresiones verbales”, con 44. El “Abuso del poder estatal” se ubica en el tercer puesto, con 38 casos, mientras que los “Atentados en contra de la integridad física” se han reportado 24 veces.

La macro categoría con menor número de agresiones es la del “Uso abusivo del poder no estatal”,  con ocho casos. Dentro de las decisiones judiciales arbitrarias, se destacan las medidas de censura previa, que representan el 8%, con un incremento sustancial frente al año pasado; seguido por la prevalencia injustificada del honor, la integridad, la seguridad nacional, orden interno, sistema financiero, paz social, con el 7%. En esta última se encuentran casos de personas denunciadas o judicializadas por terrorismo y sabotaje.

Por su parte, las declaraciones de autoridades y figuras públicas, contabilizadas de manera individual, siguen siendo la principal agresión con 27 casos, que representan el 16%. La segunda agresión más recurrente de este año es el uso de cadenas para descalificar a medios y periodistas. La cifra asciende a 27 casos, que representan el 15% del total y corresponde, exclusivamente, a cadenas que han sido utilizadas para atacar a los medios y profesionales de la comunicación, pues la cifra de cadenas globales es mayor.

Hubo 11 casos de acoso o persecución

Entre las agresiones físicas, en contra de medios y periodistas destacan los casos de intimidación, acoso o persecución, con un total de 11 ataques, seguido por las agresiones a la integridad física de periodistas, con seis, y el cierre o confiscación de medios de comunicación, con cinco.

Fuera de esta categoría, las amenazas contra los periodistas ascienden a 14, dos más que el ño pasado. Muchas se produjeron después de pronunciamientos del presidente y otros funcionarios, sobretodo, en redes sociales.

Este año, al igual que los anteriores, los funcionarios públicos son los principales agresores, con 82 ataques, lo que representa el 47%, seguido por el Estado, que por medida administrativa/ legislativa/ judicial, ha sido el autor de 53 ataques, es decir, el 32%.

Pichincha registra el 68% del total de agresiones en todo el país

Si se desglosa la categoría general de “Funcionarios públicos”, el presidente de la República es el responsable del 14% de los ataques, seguido por jueces, con el 11% de las agresiones; mientras que los ministros de Estado han sido responsables del 8% de estos ataques.

La provincia que concentra el mayor número de agresiones es Pichincha, con el 68%, seguida por Guayaquil, con el 12%, y la provincia costera de Manabí, con el 6%. En el resto de provincias, el nivel de agresiones se mantiene entre 1% y 2%, siendo las zonas fronterizas de Esmeraldas (costa norte), El Oro (sur-oeste) y Loja (sur) las que registran mayor número de ataques. En este año se han contabilizado 13 casos de censura previa, mientras que en 2012 se reportaron siete; en 2011, cinco, y en 2010, dos. De acuerdo con el informe, en 2009 y 2008 no hubo ninguno.

64 agresiones a medios públicos y privados

Con 174 casos reportados, este año se configuró como el más violento por el número de ataques reportados desde hace seis años, bajo el cual desarrolla su labor la prensa en el Ecuador.

En cuanto a las víctimas, los medios de comunicación públicos y privados han sido los más agredidos, en 64 ocasiones, lo que representa el 37% del total de ataques. Sin embargo, de esas agresiones, 63 corresponden a medios privados y una a un medio del Estado. Lo que resulta evidente -señala el informe- es que las agresiones están dirigidas principalmente contra medios que no son afines al poder.

El segundo grupo más agredido es el de los periodistas, con 51 reportes (29%). Dentro de este grupo, los más vulnerables fueron los periodistas de prensa escrita, con 20 agresiones; seguido por los de televisión, con 16; periodistas en general, con ocho, y los de radio, con cinco agresiones. Los periodistas freelance reportan dos ataques.

Aparte, se encuentran los camarógrafos y reporteros gráficos, cuyas estadísticas se contabilizan en categorías distintas a la de los periodistas. Ellos fueron los menos vulnerados, con tres y una agresión, respectivamente. Otro de los grupos más vulnerables de este período, cuyas agresiones han aumentado considerablemente -en comparación con años anteriores- es el de los personajes públicos y ciudadanos, que en este año, han sido vulnerados en 29 ocasiones, lo que representa el 16% del total de agresiones. En 2012, la cifra de ataques fue de seis víctimas, mientras que siete ocurrieron en 2011 y cuatro en 2010. El tercer grupo entre los más agredidos este año fue el de las ONG. Este año, han recibido 13 ataques, que representan el 7%.

La autocensura y la censura en los medios

Los primeros indicios de autocensura en los medios y los primeros casos reportados de censura previa en 2013 empezaron en enero, en el marco de un proceso electoral y de una campaña que culminaría con la reelección del presidente Rafael Correa en primera vuelta, para su tercer período. Un año antes, el 6 de febrero de 2012, según el informe El silencio asfixiante, entraron en vigor las reformas al Proyecto de Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica Electoral, conocido como Código de la Democracia, estableciendo restricciones al trabajo periodístico de cara a la campaña para las elecciones de 2013. Con respecto a los casos de censura, estos se incrementaron en 50% con respecto a 2012.

 

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/libertad-de-expresion-el-pais-con-174-agresiones-en-2013-598577.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *