‘Estamos aislados del mundo. Y así nos quieren’

estamos-aislados-del-mundo-y-asi-nos-quieren-20131224071324-082eae0e629ce75c8caef9a297bc3816

Un país serio no anda con movimientos, tiene partidos. Generalmente uno serio de centro izquierda y otro de centro derecha”.

El ‘socialismo del siglo XXI’ es irrealizable, como cualquier otro, pero ya es el reconocimiento de una derrota”

Juan Fernando Carpio es un economista entregado a su profesión. Catedrático, amante de las redes sociales, liberal y libertario por definición, hace un diagnóstico sobre el capitalismo en el mundo. Dice que ha desaparecido. Habla de sus críticas al llamado ‘socialismo del siglo XXI. Lo califica como irrealizable y asegura que quienes gobiernan actualmente quieren ver al país aislado del mundo. Sus argumentos.

¿Hay algún fantasma del capitalismo por derrumbar en el país?
El capitalismo, en su noción más completa y justa, termina en 2013, cuando se crea en EE.UU. un banco central capaz de imprimir dinero sin respaldo y el Impuesto a la Renta. Así se destruyen los ahorros de la gente, sin ahorro no hay cultura de largo plazo inversionista y, entonces, tampoco es capitalista. La sociedad se vuelve una cosa consumista y endeudada. El Impuesto a la Renta es una confiscación del tiempo de los ciudadanos. En Ecuador trabajamos tres horas de cada día para el Estado.
Entonces, ¿desapareció el capitalismo?
Un país capitalista liberal, ya no hay. No se ha entendido qué es el derecho de los seres humanos a relacionarse de manera consensuada, algo que nos parece básico, por ejemplo, en el campo del amor. Cuando hay una economía del consentimiento, ése es el capitalismo, porque la gente compra si quiere, ahorra si quiere. Ahora hay toda una serie de instituciones, como el Banco Central, destruyendo el valor de la moneda, forzando a no ahorrar. La oferta de dinero tiene que ser hecha en el propio mercado, a través de estas relaciones consensuales.

¿Qué pasa con Ecuador, que tiene una economía dolarizada?
El dólar nos protege bastante mejor que el sucre. A veces, pensábamos que hemos perdido nuestra moneda, pero nunca fue nuestra. El sucre era la moneda de las élites político financieras de Ecuador. El sucre era un embuste y el dólar también, desde 1913, pero es más lenta la velocidad de su erosión. Ya se sabe lo que pasa cuando los gobiernos manejan la oferta monetaria, nos van sacando poquito a poquito. Esto se llama ‘efecto Cantillón’: se redistribuye el poder adquisitivo de las grandes mayorías hacia las élites político financieras y se les rescata sus bancos y sus empresas, todo el mundo termina más pobre, salvo estas bien conectadas.

¿Se puede hablar de eso en temas como el abono tributario?
Justamente. Los economistas que están a cargo de la economía ecuatoriana y los ideólogos de la ‘revolución ciudadana’ son parte de la escuela de Keynes, que no creen en el ahorro. Los economistas liberales creemos que más bien la oferta, la producción con calma, de mejor calidad, lleva a un consumo de una mejor calidad.

Ecuador vive en un Régimen que apunta al llamado socialismo del siglo XXI, ¿existe este socialismo?
El socialismo es irrealizable, tiene un lindo nombre pero es sólo la planificación central. Y no funciona, porque todos los cerebros de primates avanzados magníficos, que somos los seres humanos, tienen que coordinarse a través de algún medio, porque ninguno tiene el cerebro capaz de coordinar todo.?Los países más exitosos se guían por una idea de David Hume, que dice que la comprensión de la realidad es la suma de múltiples hallazgos. El mecanismo coordinador es el sistema de precios y en la medida en que el ‘socialismo del siglo XXI’ pretenda reemplazar al sistema de precios va a causar caos y destrucción económica. Esto se puede ver en Venezuela. El ‘socialismo del siglo XXI’ es irrealizable, como cualquier otro, pero ya es el reconocimiento de una derrota, de que es necesario tolerar que haya mercado y lo quieren sobre regular.

¿Hay alguna manera de mediar entre el desarrollo de la tecnología y la cultura? Porque el país está apuntando mucho al desarrollo tecnológico…
En Suiza se da a los padres becas para que escojan el colegio para sus hijos, las escuelas más buscadas reciben más fondos y se crean extensiones. Esto hace a las escuelas que compitan, incluso las del Gobierno. Ahí introducimos mecanismos de mercado de humildad, de entender que los tecnócratas no pueden diseñarlo todo y que se deben buscar otras metodologías.

Pero en el país ya hay escuelas del milenio…
Son una alternativa interesante, pero ahí el problema es el tipo de ideas que se les va a enseñar a los niños: mucho apego al Estado y mucho paternalismo. Es el problema de la idea de que el Estado nos liberó y no aprendimos a desarrollarnos como sociedad civil, en forma horizontal.
Parte del cambio de mentalidad que se quiere implementar ataca a la partidocracia y también ‘al capital que está por encima del ser humano’. Las nuevas generaciones empiezan a crecer con esta idea, sin saber exactamente qué es partidocracia…
En realidad, un país serio no anda con movimientos, tiene partidos, generalmente uno serio de centro izquierda y otro de centro derecha y, a través de ellos, se canalizan las inquietudes y sugerencias de otros movimientos. Eso es básico y sano. El sistema actual esta creado para que el presidente, el gobierno, el partido y el Estado sean la misma cosa.
¿Y qué pasa con un país manejado por Gobiernos así?
Estamos aislados del mundo y así nos quieren, porque en el momento en que nos abrimos, dejan de ser protagonistas (el gobierno). Es un tema de ego, hay un falso nacionalismo.

¿Es una relación enfermiza?
Sí, absolutamente. Es una patología social del mesianismo.
¿Se puede tener un nacionalismo más sano??
Claro, pero ya no es nacionalismo sino patriotismo.?Nacionalismo es el pensamiento de la tribu con suspicacia, con desconfianza y muchas veces con violencia hacia la otra tribu. El patriotismo es un cariño por la propia tierra, pero sin dejar de ver lo malo.

Nos hemos acostumbrado a que el Gobierno nos facilite todo…
Las idas que tiene este Gobierno sobre el comercio exterior son las que Adam Smith refutaba y eso permitió la apertura de fronteras, se eliminaron aranceles y así florece Europa. Los tratados de libre comercio tienen cosas interesantes. Por ejemplo, impiden gobiernos como éste, porque protegen inversiones. En realidad, el comercio funciona asi: hay un total de bienes disponibles y exportar debe hacerse sólo en la medida que nos permite importar. Con el aislamiento del mundo, cuando llega el producto extranjero llega muy caro y ahí parece que lo nacional vale la pena, en vez de que valga la pena de por sí. (ABT)

 

http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101610725/-1/%E2%80%98Estamos__aislados_del_mundo._Y_as%C3%AD_nos_quieren%E2%80%99.html#.Urtd3rQzfgZ

 

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *