El cambio de etiquetas reúne a empresarios aún con dudas

pr05ff240114_etiquetado_0

El plazo para que la Agencia de Regulación y Control Sanitario (Arcsa) autorice a las empresa el cambio de nuevas etiquetas para alimentos procesados será de 48 horas. Sin embargo, el sistema para arrancar con el proceso estaría en vigencia este fin de semana.

Así lo confirmó ayer Diana Rodríguez, directora de la entidad, antes del taller organizado por esa dependencia y por la Cámara de la Pequeña y Mediana Empresa de Pichincha (Capeipi). El etiquetado general fue publicado en el Registro Oficial en noviembre pasado.

Rodríguez mencionó que el trámite no tendrá costo.

A los asistentes se les entregó un folleto con la explicación del trámite que deberán hacer y que se resume en conseguir la firma electrónica en el Banco Central, ingresar a la página www.controlsanitario.gob.ec, registrar los datos personales del representante legal y de la empresa. El sistema enviará una clave a la dirección electrónica registrada por el usuario, se ingresarán los datos del producto, el análisis nutricional y los documentos de respaldo (nueva etiqueta a escala). Si todo está correcto, se autorizará el cambio de la etiqueta.

En el taller hubo varias dudas de los empresarios en torno a la certificación de alimentos transgénicos o si se deben colocar las etiquetas en el producto final, qué hacer con el stock de etiquetas que aún tienen sin usar o el gasto en el que deberán incurrir para cumplir con la norma, entre otros temas.

Para Lorena Arízaga, jefa de compras de una compañía de confites, antes de incluir en la norma si un producto contiene o no componente transgénico, primero deberían existir los laboratorios para acreditar.

A Juan Paredes, de Tropicana Products, le preocupaba si debía poner etiquetas en sus materias primas, como pulpas, jarabes, coberturas para helado que vende a otras empresas, o en el producto final.

Expositoras del Arcsa señalaron que el etiquetado debe ser en el producto final que se comercializa a otras empresas. Se indicó además que hay un plazo de 360 días para agotar los empaques anteriores.

Mientras, algunas industrias ya están trabajando en el diseño gráfico de los semáforos para las etiquetas, según Soledad Mera, asesora técnica para obtención de registro sanitario de varias empresas. Otras estiman los costos del cambio, Paúl Reyes, gerente de Lovison, señala que podrían ser $ 15.000.

Para cada producto hay que cambiar la etiqueta, va a haber una incidencia (económica), hay muchas variables, son unos 5.000, 6.000 dólares por producto, es un promedio ”.

Hugo Bustos, sector alimenticio

 

Fuente

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *