Ecuador elige a sus alcaldes tras una campaña marcada por Rafael Correa

Correaelecciones-644x362

El presidente del país acompañó en actos públicos a sus partidarios. A nivel nacional, 221 alcaldías están en juego

A sus 83 años, Blanca no recuerda el número de veces que ha sufragado. Lo ha hecho desde que cumplió la mayoría de edad. «Nunca he faltado a una elección; es nuestra manera de participar en democracia», dice. Pero en esta ocasión está algo nerviosa. Por primera vez participará en una votación electrónica, sistema que el Consejo Nacional Electoral (CNE) estrena en las provincias de Azuay y Santo Domingo de los Tsáchilas, así como La Morita, en Quito.

En un ambiente de expectación por los resultados parejos de las encuestas en las principales ciudades, Ecuador va a las urnas el domingo 23 para elegir 221 alcaldes, 46 prefectos y viceprefectos, 867 concejales urbanos, 438 concejales rurales y 4079 vocales de Juntas Parroquiales. El viernes se estrenó, con éxito, el «voto en casa», que posibilitó que las personas con discapacidades, de la tercera edad o enfermos terminales se pronuncien en las urnas. Brigadas del CNE fueron a los domicilios de quienes se habían inscrito previamente. Angelita, que tiene glaucoma, sufragó con la ayuda de su nieta, que le leyó los nombres de los candidatos. Se mostró feliz. Tras depositar el voto en la urna, sonrió a las cámaras. «Nos han tomado en cuenta», comentó.

Tras una campaña de 45 días, que pasó del aburrimiento a la euforia, 11.682.314 de ciudadanos están empadronados para votar. Algunas encuestas que dieron cuenta de un viraje en la intención de voto en Quito, la capital del país, cuya Alcaldía está hoy en manos de Augusto Barrera, del movimiento oficialista, Alianza País (AP), y que busca su reelección, animaron el ambiente. Según algunos pronósticos su mayor oponente Mauricio Rodas, del movimiento Suma-VIVE, de centro derecha, podría hacerse con la victoria. Una veda electoral, 10 días antes de los comicios, impide difundir las cifras.

El factor Correa

La presencia de Rafael Correa, dirigiendo la campaña de sus coidearios de AP, y haciendo giras por el país, para promocionarlos, ha sido motivo de críticas. «Ha distorsionado la campaña, porque el mandatario ha trastocado las elecciones en una supuesta decisión de apoyo o de censura a su gobierno», dice León Roldós, ex vicepresidente de la República y articulista de varios medios. Con él concuerda Simón Pachana, analista político y profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), quien comenta que «ha sido una campaña diferente a las otras, porque la intervención presidencial, ha puesto en juego todo un proyecto político nacional, cuando es una elección de gobiernos locales». El politólogo Jorge León, comparte esas opiniones. Para él el debate y los temas locales fueron «anulados por el arrastre de la campaña desde la Presidencia».

El presidente Correa ha dirigido la campaña de AP, para lo que, en más de una ocasión pidió licencia a la Asamblea Nacional (Congreso). Para no pocos observadores la fuerte imagen del presidente habría opacado a sus candidatos. Los observadores también destacan el giro de la campaña del oficialismo, que en un inicio centró sus esfuerzos en Guayaquil, la segunda ciudad del país, con el fin de captar la Alcaldía hoy en poder de Jaime Nebot, de Madera de Guerra (centro derecha), que lleva 14 años en el cargo. Eso les habría hecho descuidar Quito, pero luego de conocerse algunas encuestas, se volcaron a trabajar en la capital. En las elecciones locales de 2009, el movimiento oficialista AP consiguió 9 de las 23 prefecturas y 72 de las 221 alcaldías.

 

http://www.abc.es/internacional/20140223/abci-eleccion-alcaldes-ecuador-201402222116.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *