“Debe incluirse a Jorge Albán y Cecilia Armas en juicio por peculado en caso Chevron-Texaco”

cleverjimenez674839284784_250_264

El legislador amazónico por Pachakutik, Cléver Jiménez, solicitó al secretario jurídico de la presidencia, Alexis Mera, incluir al vicealcalde de Quito Jorge Albán Gómez, y a la fiscal subrogante Cecilia Armas, entre los implicados en el delito de peculado, por su participación en la firma de documentos que liberaron a Texaco de responsabilidad por la grave contaminación generada en la Amazonía ecuatoriana, además exhortó al funcionario a actuar con coherencia: si está sinceramente interesado en revelar al mundo la “mano sucia de Chevron-Texaco”, empiece limpiando la militancia de PAIS, señaló.

Jiménez recordó que a raíz del fallo a favor de Chevron-Texaco, emitido el 17 de septiembre de 2013, por la Corte Permanente de la Haya, Alexis Mera, acusó de “delincuentes, traidores a la Patria, sinvergüenzas y corruptos”, a los ex funcionarios de los gobiernos de Sixto Durán y Jamil Mahuad, responsables de la firma del contrato de remediación en 1995 y del acuerdo de finiquito en 1998, -instrumentos con los cuales se liberó de responsabilidad a Texaco-. Mera, pidió al Fiscal Galo Chiriboga, el enjuiciamiento de los implicados por el delito de peculado. “Es terrible lo que hicieron tanto los funcionarios de Sixto Durán Ballén como de Mahuad. Firmaron sin remediar las piscinas de Chevron y dieron un finiquito estableciendo que todo estaba limpio. La Contraloría estableció indicios de responsabilidad hace algunos años, pero desgraciadamente la fiscal (de ese entonces) Cecilia Armas viró la cara y dijo que no pasó nada, que éste era un problema de carácter civil.”, precisó Mera.

Ha pasado un mes de las advertencias del Secretario Jurídico de la Presidencia y la Fiscal Subrogante, Cecilia Armas, -mano ejecutora de Galo Chiriboga-, sigue más firme que antes en su cargo, destacó Jiménez, al tiempo de recordar que Armas es una pieza clave de la impunidad en el país, pues a más de pedir el archivo del proceso en contra de los implicados en la firma de Acuerdo de Finiquito con Texaco, en el año 2006, también fue ella quien participó dos veces en el archivo del juicio por peculado en el caso Palo Azul, la primera en el año 2006, en calidad de Fiscal General, cuando Galo Chiriboga era Presidente de Petroecuador, y en el 2012 en su condición de Subrogante del Fiscal Chiriboga. Igualmente pidió el archivo del proceso penal por graves prejuicios en la construcción del oleoducto de crudos pesados OCP; empresa de la cual Galo Chiriboga, fue abogado patrocinador en enero de 2010, cuando ya estaba nombrado Embajador en España. Uno de los actos de bautizo de Armas como Fiscal Subrogante, durante el gobierno de Correa, fue acompañar a Galo Chiriboga en la audiencia en la cual, en forma ilegal se pidió al Conjuez Richard Villagómez, archive y califique de maliciosa y temeraria la denuncia por los hechos del 30S, presentada por Cléver Jiménez. “Cecilia Armas ha sido y es la archivadora de la corrupción, eso lo saben Alexis Mera y el Presidente Correa, pese a ello o por ello mismo le confiaron tan alta representación en la justicia penal del país”, expresó el legislador.

Jiménez remitió al funcionario de gobierno, copia del acta suscrita el 16 de octubre de 1997, por el entonces subsecretario de protección ambiental, del ministerio de Energía y Minas, Jorge Albán, junto a los representantes de Texaco (Texpet), Ricardo Reis Veiga y Rodrigo Pérez Pallares, documento con el cual el referido ex funcionario, en nombre del Estado ecuatoriano aprobó y aceptó los trabajos realizados por la multinacional, “… de conformidad con la cláusula 4.1 del Contrato para la ejecución de trabajos de Reparación Medioambiental y Liberación de Obligaciones, Responsabilidades y Demandas, celebrado el 4 de mayo de 1995”, en el gobierno de Sixto Durán Ballén. “Aquí está uno de los traidores a la Patria que Mera pretende proteger”, dijo Jiménez, en referencia al actual vicealcalde de Quito.

El acta firmada por Albán Gómez, y otras ocho actas similares suscritas entre 1995 y 1998, constituyen parte integrante del Acuerdo de Finiquito, refrendado en el gobierno de Jamil Mahuad, por el ex ministro de Energía Patricio Rivadeneira, el ex presidente de Petroecuador Ramiro Gordillo y el ex gerente de Petroproducción Luis Albán Granizo, explicó Jiménez, quien exigió a Mera proceder sin discriminación, enjuiciando a todos los ex funcionarios que se encuentran plenamente identificados en el informe de la Contraloría, entre los cuales figura también Jorge Dután, hermano del actual Director del Seguro Campesino, Fausto Dután.

Con la firma del acta, Albán Gómez, recibió y aceptó la remediación efectuada por Texaco (Texpet) en 18 piscinas y 5 derrames, registrados en varios campos petroleros, incluyendo las piscinas de los pozos Aguarico 2 y 3, el área donde justamente se encuentra el pozo y la piscina Aguarico 4, donde el presidente Rafael Correa manchó su mano de petróleo, como una muestra de que Chevron-Texaco, no remedió, o remedió mal las áreas impactadas durante más de 2 décadas de operación. ¿Por qué Jorge Albán, autoproclamado ambientalista y defensor de la naturaleza, no exigió a Texaco en 1997 que incluya al menos Aguarico 4 en el simulacro de remediación realizado por Texaco, y por qué firmó el acta si sabía que con ello estaba liberando de responsabilidad a la multinacional?, preguntó el legislador.

El asambleísta zamorano, hizo otro emplazamiento a Mera, pidió que ordene la apertura de las bóvedas de concreto en Sacha Central, donde fueron confinados miles de desechos tóxicos, extraídos de varias piscinas contaminadas. “Dígale al mundo la verdad, pero la verdad completa, no utilice el tema como pirotecnia mediática y política”, expresó el asambleísta amazónico.

Finalmente, Jiménez le recordó a Alexis Mera y al presidente Rafael Correa, que el cuadro estrella del correísmo en el sector Petrolero, Wilson Pastor Morris, recién nombrado embajador en Viena, fue gerente financiero de Texaco; director de contratación petrolera en el gobierno de Sixto Durán Ballén, que firmó el contrato de remediación en 1995; y presidente de Petroecuador del gobierno de Mahuad, que firmó el condenado Acuerdo de Finiquito en 1998, con el cual se liberó de responsabilidades a Chevron-Texaco. “No hay que tirar piedras al cielo cuando el techo es de vidrio”, concluyó el legislador.

 

Fuente

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *