El enredo de la candidatura de Peñalosa

2928522c8628ffbde7bff0384730e6cf

Aunque hoy se cierran las inscripciones de candidatos presidenciales, el virtual ganador de la consulta de la Alianza Verde no podrá oficializar su postulación.

Pese a que ya se da por descontado que Enrique Peñalosa ganó la consulta presidencial de la Alianza Verde, el exalcalde de Bogotá todavía no podrá inscribir su candidatura. Y como hoy, según la ley, deben quedar definidas todas las fórmulas de cara a las elecciones presidenciales de mayo, en esa colectividad están angustiados. No sólo porque no hay resultados oficiales de su consulta interna, sino porque, a su juicio, la inusual demora está volviendo invisible un hecho político que sería la cuota inicial de una aspiración seria y ambiciosa a llegar a la Casa de Nariño.

Hasta ahora, la Registraduría ha contado el 90% de los votos que depositaron los ciudadanos el pasado domingo para la consulta verde. Como no se ha escrutado el 100%, todavía no hay certezas de los porcentajes ni de los respaldos exactos que obtuvieron tanto Peñalosa como sus dos rivales: los senadores Camilo Romero y John Sudarsky. Sin embargo, ya está claro que el exalcalde de Bogotá obtiene ya cerca del 49% de los votos, por lo que se puede considerar como el ganador.

Hace cuatro años, en 2010, cuando la consulta verde dio como vencedor a Antanas Mockus, la Registraduría había publicado el 100% de los resultados el mismo domingo en que fue votada. Un día después, sin mayores trámites o discusiones, el grueso del entonces Partido Verde oficializó junto a Mockus su aspiración presidencial. Pero esta vez no lo ha hecho por cuenta de un enjambre jurídico que, algunos dicen, tiene un trasfondo político.

“Ese porcentaje (de escrutinios) demuestra una tendencia irreversible y hay una persona que llega casi a la mitad de los votos. Es imposible que se revierta esa tendencia. Si se trata de saber quién ganó, ya se sabe quién fue. Hace cuatro años, cuando eran Partido Verde, tan pronto se supo el ganador, los candidatos se pusieron de acuerdo y le dieron el aval. Si en esta ocasión la Alianza Verde no toma la decisión de hace cuatro años, lamentablemente les aplicarán la ley”, dijo el registrador Carlos Ariel Sánchez sobre la consulta del domingo.

Esa ley a la que se refiere el registrador es la 1475 de 2011, que reglamenta varias cuestiones electorales, entre ellas la validez de las consultas. Según esa norma, los partidos podrán inscribir sus candidatos una vez exista una declaratoria del organismo electoral (el Consejo Nacional Electoral – CNE) que valide los resultados de una consulta.

Según Antonio Sanguino, directivo de la Alianza Verde, aun si sus rivales le dieran su aval a Peñalosa, no podrían inscribir la candidatura. No pueden porque, a diferencia del momento de la consulta de 2010, la ley ya está en vigencia y se necesita el resultado del CNE. Es decir, que mientras la Registraduría no termine el conteo preliminar, ponga a disposición del CNE los votos y éste los valide, Peñalosa no será oficialmente el candidato verde.

Fuentes del CNE le dijeron a este diario que, aunque hoy se venza el plazo para la inscripción de candidatos presidenciales, Peñalosa sí podrá inscribirse. Estará habilitado para hacerlo durante los cinco días siguientes a la expedición de la declaratoria por parte de ese organismo electoral y coinciden con Sanguino en que los verdes no pueden actuar como en 2010, porque ahora la ley es mucho más exigente en términos de trámites.

En sus declaraciones a los medios, el registrador dio a entender que el organismo que dirige ha sido diligente y que el conteo inicial pudo estar a cargo de los mismos verdes. Incluso, que “si la consulta verde va a tener resultados oficiales cuando el Consejo Nacional Electoral haga el escrutinio, eso no es responsabilidad de la Registraduría”. Pero para los verdes sí es su responsabilidad, pues no se ha facilitado la información para que el CNE haga el escrutinio.

“En una democracia madura es imposible que el conteo se demore cinco días. No es posible que el organismo electoral diga que no tiene la obligación de ser diligente y entregar los resultados con la mayor brevedad”, dijo por su parte Enrique Peñalosa. Además, sostuvo que le parece muy particular la demora, porque “el hecho político de haber conseguido cerca de cuatro millones de votos en una consulta (la votación más grande de la historia en este tipo de elecciones) es mucho más visible si se revela el mismo día que se dio. Si dan el resultado una o dos semanas después, ya no va a ser tan significativo ante la opinión pública”.

El panorama para la inscripción es aun más complicado si se tiene en cuenta que el precandidato Sudarsky se mostró preocupado por la cantidad de votos nulos y no descartó pedir un reconteo. Tampoco si, como lo ha dicho públicamente, sectores de izquierda dentro de la Alianza han dicho que no estarán con Peñalosa y que no bregarán para agilizar el trámite de la consulta. Ahora, mientras los candidatos de otras coaliciones y colectividades ya están en plena campaña, Peñalosa estará en ascuas por la declaratoria del CNE y, por lo tanto, con menos posibilidades de encabezar una candidatura ambiciosa que busca poner en el drama político el suspenso que hace cuatro años logró la ‘Ola verde’.

http://www.elespectador.com/noticias/politica/el-enredo-de-candidatura-de-penalosa-articulo-480756

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *