Argentina quiere regatear a España la devolución de un crédito de 800 millones concedido hace 14 años

13900705971203

En medio del desbarajuste de la economía argentina, con la inflación disparada, la caída de reservas del Tesoro y la depreciación del peso ante otras monedas, el Gobierno local ha anunciado que su ministro de Economía, Axel Kicillof, viajará este domingo a Francia para reunirse con los responsables del Club de París, que gestiona el crédito concedido por España y otros países a Argentina.

La deuda total argentina con el Club de París asciende a unos 10.000 millones de dólares. Esa entidad agrupa a Estados Unidos, Japón, Alemania y otros 16 países, en su mayoría miembros del FMI, y se ocupa de negociar y maximizar los pagos.

En 2000 el Gobierno español de José María Aznar se sumó a un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) para rescatar al país sudamericano, denominado blindaje financiero. Así, desembolsó 800 millones de euros al Ejecutivo de Fernando de la Rúa, que un año después huiría de la Casa Rosada en helicóptero sin devolver ni un céntimo.

Luego, en 2002, tras el célebre ‘corralito (restricciones para retirar el dinero depositado en los bancos), Argentina decretó suspensión de pagos y esa deuda con España fue consolidando intereses hasta sumar actualmente, según la prensa argentina, 1.000 millones de euros.

En 2006, durante la Cumbre Iberoamericana de Montevideo, el entonces presidente argentino Néstor Kirchner prometió al Rey Juan Carlos y al presidente José Luis Rodríguez Zapatero que pagaría de forma directa a Madrid, pero desde entonces no se han producido novedades al respecto.

Por iniciativa de quien entonces era ministro argentino de Economía, Roberto Lavagna, esa deuda fue traspasada para su negociación al Club de París -pese a que se trataba de un acuerdo bilateral entre los gobiernos de ambos países- junto al resto de préstamos obtenidos por Argentina.

Lavagna había propuesto a Kirchner -antes de que éste lo relevara por sus denuncias de corrupción en la administración kirchnerista- avanzar en el arreglo de la deuda bilateral con naciones importantes representadas en el foro de acreedores con sede en la capital de Francia.

Y en ese sentido, planteó proponer un acuerdo encuadrado en los ‘términos de Lyon’, que permitiría aplicar una reducción de hasta el 80% del valor presente neto de la deuda elegible del Club de París.

Por entonces, la vicepresidenta de España, María Teresa de la Vega, dijo a la prensa a la salida del Consejo de Ministros, que la administración de Zapatero “apoyará en todo lo que esté en nuestras manos, para que Argentina pueda cancelar definitivamente su deuda” con el FMI. “Es algo que nos beneficia a todos, a Argentina, pero -remató- también a España”.

Si Argentina aplicase ahora aquella quita, el crédito original de España bajaría de 800 a 160 millones de euros. La prensa argentina da por descontado que Kicillof, quien ya consiguió un principio de acuerdo con Repsol por la expropiación de YPF con quita de nada menos que 3.000 millones de euros, hará un regateo a los responsables del Club de París planteando rebajas y un pago en bonos.

En cambio, el Club de París exigiría un pago del 25% de la deuda en metálico. Los negociadores de ambos lados son viejos conocidos: el Club de París se conformó en 1956 a raíz del conflicto que desde la década de los 40 mantenía Argentina por créditos de Gran Bretaña y deudas con Estados Unidos.

http://www.elmundo.es/america/2014/01/18/52dac5ea268e3ec95e8b4578.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *