Químicos sobrevalorados se exportaban a Venezuela

quemaduras-productos-quimicos-300x228

A diferencia de ocho empresas fantasmas de Guayaquil que suplantaron nombres para exportar a Venezuela, la estrategia de cuatro firmas de Quito fue la sobrevaloración de productos químicos.

A través del Sistema Regional de Compensación de Pagos (Sucre) estas compañías recibieron USD 17,7 millones en cuentas de Coopera y del Banco Territorial. Ahora ambas están en liquidación. Pero en el Servicio Nacional de Aduanas de Ecuador (Senae) apenas registraron USD 364 166 por exportaciones, en 2012-2013. Pese a que este último valor es ínfimo en comparación con el monto recibido, el Senae determinó que estaba sobrevalorado. Es decir, los precios de los químicos que supuestamente exportaban eran superiores a los reales. Frutas Tropicales Andinastachez, por ejemplo, declara que el kg de ácido cítrico se vendió en USD 6, pero su valor referencial en el mercado apenas es de 1,19. Esta firma fue creada originalmente por ecuatorianos para vender frutas, pero nunca operó y sus acciones fueron cedidas a los venezolanos Yavi D.C. y José Antonio M., en 2012. Ambos son buscados por la justicia ecuatoriana. Otro químico que no se produce en Ecuador es cloruro de magnesio, cuyo costo por kg está en USD 1,14, pero fue registrado en 13,40, en el Senae. Lo mismo ocurrió con el óxido de zinc que no sobrepasa USD 1,50 y fue declarado en 9,27. El dinero sale del país En total esta empresa declaró ventas sobrefacturadas al Senae por USD 38 665, pero en realidad recibió 3,3 millones y de ese monto el 30% fue transferido a cuentas en EE.UU., Venezuela y Perú. Ante el Servicio de Rentas Internas (SRI) tampoco declaró impuestos sobre el valor real de ventas ni registró su real actividad. Yavi D. C., de 29 años, y José Antonio M., de 32, aparecen ya sea como accionistas, gerentes o administradores de otras tres firmas fantasmas que evadieron al Fisco. Adicionalmente, los proveedores de químicos, de los cuales estas empresas presentaron facturas aseguraron no haber tenido relación comercial con ellos. Tampoco registraron aportes en el IESS. Ambos constan dentro del juicio que lleva la Fiscalía del Azuay por presunto lavado de activos y que se encuentra en instrucción fiscal. Los jóvenes solteros salieron del país por última vez en abril pasado rumbo a Venezuela. Este Diario solicitó vía correo electrónico a Agustín Borja y Pablo González, sus abogados, que explicaran lo ocurrido pero no recibió respuesta. Sus oficinas están en Cuenca. El caso de Ctttechnology es similar, fue creado para dar consultoría en tipos y configuraciones de equipos informáticos pero permaneció sin operar y fue vendida. Una vez que sus acciones pasaron a manos venezolanas, la tendencia es la misma: recibieron USD 2,5 millones desde su país pero apenas declararon exportaciones por 38 259 en el Senae, con sobrefacturación. Más del 50% del dinero fue transferido a EE.UU. y Panamá. Una de las firmas que recibe transferencias es Intraecua International Trading Ecuador, cuyo representante es Yavi D. C y su sede es en Miami, pero registra una dirección donde aparece un cine, en Google Maps. Con este mismo nombre se constituyó una empresa en Ecuador para desarrollar actividades de carga y descarga de mercancías, en la que Yavi era el gerente. En la realidad registra ventas de ácido cítrico a USD 5,31 el kg, un sistema electrónico de ordeño de 50 bajadas a 3 100, cuando esto se comercializa a Perú en 650,43. Esta firma recibió 1,1 millones a través del Sucre y envió al exterior 2,7 millones, en 2012 y 2013. La última empresa, cuyo dueño inicial era un venezolano, es Representaciones Guttiffod y es la que más recibió dinero: USD 10,8 millones y declara 258 042 sobrefacturados. El 35% se transfirió a Intraecua, cuentas de Yavi y otros.

Fuente

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *