El inversor británico apunta a España

A1-34404426.jpg

Reino Unido invirtió un 87% más durante los tres primeros trimestres de 2013

De Madrid a Londres no solo viajan emigrantes: también inversiones. Un flujo económico que es aún mayor en la dirección contraria. La ligera recuperación de la economía española está llevando a la normalidad los intercambios entre España y Reino Unido, un socio comercial decisivo: es el quinto cliente, el sexto proveedor y el segundo destino de inversiones de España.

La presencia del mundo empresarial en cada país es importante, aunque podría ser mejor. En Reino Unido hay más de 300 empresas españolas; en España hay más de 700 empresas británicas, como Vodafone o Imperial Tobacco. Antonio Fernández-Martos, director general de Comercio e Inversiones del Ministerio de Economía y Competitividad, declaró en el Encuentro sobre Cooperación Empresarial Hispano-Británica organizado por la CEOE el 25 de febrero, que «de manera reciente Gran Bretaña es uno de los principales inversores en España así como receptor de inversiones españolas». En ese sentido, celebró «importantes operaciones» llevadas a cabo en la última década, como las protagonizadas por Banco Santander o la aerolínea British Airways.

Con la recuperación, los inversores británicos están volviendo a prestar atención a España. Reino Unido invirtió en nuestro país 1.088 millones de euros en los tres primeros trimestres de 2013, una cifra todavía modesta, pero un 87% más que en el mismo periodo del año anterior. En la actualidad, «los sectores que más interés despiertan» son, según Fernández-Martos, «el del juego, el inmobiliario y el de la distribución comercial». Ejemplos: el gigante del juego William Hill, que compró la operadora Mi Apuesta, o la apertura de tiendas Primark.

Mejoría del clima inversor

Esta «invasión» británica es espejo de una tendencia: la mejoría del clima inversor en España durante 2013. Así lo cree Luis Oscar Moreno, subdirector general de Comercio Internacional de Servicios e Inversiones, quien señala lo que está sucediendo: ha crecido el conjunto de la inversión productiva extranjera y han caído las desinversiones.

«En particular las empresas británicas han incrementado su inversión porque han visto oportunidades de negocio en las empresas españolas». En su opinión, las razones son «un panorama económico de menor riesgo y unas perspectivas favorables de la evolución de la economía española». En otras palabras: la incipiente recuperación. Hay tres sectores especialmente beneficiados en los tres primeros trimestres de 2013: los parques de atracciones y temáticos, los clubes deportivos y la intermediación monetaria.

En la dirección contraria, la actividad inversora española en Reino Unido está en ascenso, aunque tuvo un parón en 2012. Un año en el que la inversión española sufrió ajustes en todo el exterior. Ello tuvo lugar, según Moreno, a la estrategia que llevaron a cabo las empresas españolas. «Utilizaron sus filiales en el extranjero para sanear sus balances». Querían conseguir financiación para sus matrices.

Ahora, la situación ha cambiado. «En 2013 las empresas mantienen sus posiciones en el extranjero e incluso inician un tímido incremento de sus inversiones», explica. Reino Unido es un ejemplo. Al tercer trimestre de 2013, la inversión española en el país británico ascendió a 802 millones.

Esto supone un aumento del 518% sobre el mismo periodo de 2012. En ese desembarco inversor están casi todas las grandes empresas, pero también pymes de los sectores de internet, como WakiTV, o de las energías renovables. Si ampliamos el foco, los números son mayores: en el periodo 2010-2013, grandes empresas españolas consiguieron contratos por un importe total en torno a 20.000 millones de euros.

Según la Oficina Comercial de España en Reino Unido, los sectores más atractivos son el de infraestructuras (con grandes proyectos ferroviarios), tecnología, energías renovables y aeroespacial. Esta misma institución destaca la flexibilidad del mercado laboral británico y la facilidad para crear un negocio: unos 13 días de media.

En el encuentro que celebró la CEOE (también participó la Cámara de Comercio Británica), su presidente Juan Rosell, destacó la contención salarial para explicar la competitividad de las empresas españolas. La reunión no solo buscaba «profundizar en la cooperación empresarial bilateral», sino también en terceros mercados, como Oriente Medio. La CEOE y la Confederación de Industrias Británicas (CBI) trabajan juntas para que así sea.

http://www.abc.es/economia/20140316/abci-inversor-britanico-apunta-espana-201403142152.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *