Terror en la frontera

farc

farc

Los tentáculos de la guerra colombiana siguen en Ecuador.
Las FARC, narcos y contrabandistas de armas utilizan el territorio nacional para sus negocios.

 

 

Las acciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, siguen desbordando las fronteras y amenazan la seguridad de la región. Pero Ecuador, por su vecindad, es el más susceptible de todos los países.
Para completar, los cárteles internacionales de la droga están utilizando ahora a Ecuador como centro de acopio y reexportación. Más lo hacen junto con las FARC y otras organizaciones criminales.
Las temibles bandas mexicanas, aliadas con exparamilitares y guerrilleros, le están ganando la batalla a los narcos colombianos y manejan ahora el multimillonario negocio desde la selva ecuatoriana.

 

 

‘El Chapo’ en escena
Las FARC, especialmente, están expandiendo sus nexos en Ecuador y, concretamente, en lo que tiene que ver con el narcotráfico se han aliado con el cártel de Sinaloa y su jefe Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, el narcotraficante más buscado en el mundo.
Este hombre se ha convertido en el cliente y financiero principal para la producción de droga de los insurgentes, de acuerdo con Diálogo, la publicación del Comando Sur de los Estados Unidos.
Las autoridades estadounidenses sospechan que las FARC controlan al menos la mitad de toda la producción de cocaína en Colombia, según el periodista del mencionado medio, Malcom Álvarez-James.

 


El transporte

La droga, generalmente, llega de Colombia por los afluentes de varios ríos en la frontera común y luego sale al exterior desde diversos puntos del norte ecuatoriano.
El excomandante de las Fuerzas Armadas de Colombia, general Carlos Alberto Ospina, admitió que el Océano Pacífico –especialmente entre Manta y Tumaco-, menos vigilado que el Mar Caribe, se ha convertido en un escenario atractivo para el tráfico de drogas.
Diversos barcos cargueros que parten de Manta con destino a Estados Unidos, reciben en alta mar la cocaína enviada desde Colombia en lanchas rápidas, según un documento de la DEA, el organismo estadounidense encargado de coordinar la lucha antidrogas.

Los involucrados

Para llevar a cabo sus grandes movimientos, delincuentes que hasta hace poco formaban parte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), y que ahora se hacen llamar ‘Águilas Negras’, se aliaron primero con los jefes de los cárteles de Cali y del Norte del Valle, pero luego los abandonaron e incluso los delataron ante las autoridades, por lo que importantes capos de esos grupos fueron capturados y extraditados a Estados Unidos, como en el caso de Diego Montoya Sánchez, ‘Don Diego’, considerado el sucesor de Pablo Escobar.
Enseguida entraron las FARC en el negocio.
Ahora los mexicanos trabajan apoyados por mafiosos ecuatorianos, así como por las FARC y las ‘Águilas Negras’, que operan en la línea fronteriza.
En el negocio participan los frentes 48 y 29 de las FARC, así como los integrantes del otrora Bloque Libertadores del Sur, de las AUC, que operan en los departamentos limítrofes de Putumayo y Nariño.
Se sabe, incluso, que operarios del cártel de Sinaloa están comprando ‘franquicias’ de tráfico de drogas desde Ecuador a los comandantes de mediano nivel de las FARC.


Los escenarios

Desde varias partes del territorio ecuatoriano y por numerosas rutas terrestres, fluviales y marítimas, insurgentes y pandilleros transportan la cocaína y la heroína a diversos países y, de paso, sacan una mayor tajada del narcotráfico.

 

Las provincias de Sucumbíos, Esmeraldas y Carchi, que limitan con los departamentos colombianos de Putumayo y Nariño, son el escenario preferido para estos negocios.
Aparte de los irregulares de las FARC todo el mundo sabe de la presencia de miembros de las ‘Águilas Negras’, en localidades de la zona costera de la frontera, cerca a las poblaciones de Mataje y Borbón (en Ecuador) y Tumaco (Colombia).
“Los últimos años Colombia ha tenido incidentes con sus vecinos a causa de la guerra contra las FARC y los más recientes ocurrieron con Ecuador; así, de distintas formas el conflicto constantemente desborda la frontera”, señala Joaquín Villalobos, el ex comandante guerrillero salvadoreño que ahora asesora en temas de paz a organismos colombianos.
“Hay serios problemas de presencia de grupos armados, incursiones, redes financieras, abastecimiento y relaciones políticas” explica Villalobos.
Por su parte, el excomisionado colombiano de paz, Frank Pearl, ha dicho que las ‘Águilas Negras’ no son paramilitares sino narcotraficantes -de una crueldad única- que se hacen pasar por tales.


Los personajes

Las operaciones de la guerrilla, en la frontera colombo-ecuatoriana, están a cargo de ‘Fabián Ramírez’, el alias de José Benito Cabrera Cuevas, dirigente del llamado Comando 14 o Bloque Sur de las FARC y el hombre duro de las finanzas, es decir, el que maneja la plata de la droga.
Sus hombres se mueven entre los ríos Caguati y Yari, cercanos a la provincia de Sucumbíos y a unas horas del Perú. También permanece varios días al mes en Puerto Asís, Putumayo, muy cerca de la línea fronteriza. Y hay quien dice que se le ve los fines de semana con sus escoltas por las localidades ecuatorianas de Puerto Nuevo, La Pinta o Nueva Loja.
Freddy Castillo, guerrillero e informante de las FARC, es otro personaje conocido en Sucumbíos. Hasta hace dos años transitaba con toda tranquilidad, pues formaba parte de la Brigada Simón Bolívar, bajo el mando de José Ignacio Chauvín, el exsubsecretario de Gobierno amigo de la guerrilla, involucrado hace cuatro años en un caso de narcotráfico, pero luego liberado. Castillo aparece ahora de vez en cuando, según pobladores de la zona.

CAPO. Diego Montoya Sánchez, ‘Don Diego’, considerado el sucesor de Pablo Escobar, fue delatado por sus propios compañeros.

 

 

Otros involucrados

No han faltado tampoco las visitas a esta región de Francisco Sierra, apodado ‘El Cuy’, de quien se asegura que es proveedor de droga de la insurgencia, cuyos tentáculos se extienden por el río Putumayo hasta los límites con el Perú. “Aquí la única ley somos nosotros”, se comenta que asegura desafiante este hombre, uno de los más ricos de la frontera y quien organiza el acopio de cocaína y armas para enviar los cargamentos a los grupos rebeldes.


Tejiendo la red

Otros miembros de esta presunta ‘red de apoyo’ a la guerrilla colombiana, que va desde la frontera con Perú hasta Sucumbíos y Putumayo, son Miguel Meléndez, ‘Mekeko’; Juan Carlos Ospina López, Manuela Sunción, Mario Ruiz, Reyder Reátegui, Jorge Yolombo, Miguel Zevallos y Francisca Ramírez, ‘Paquita’. Todos ellos trabajarían para ‘El Cuy’.
También está involucrado en ls transacciones el llamado ‘Comandante Chano’, quien tiene a su cargo el transporte de la droga, especialmente a nivel fluvial, así como el reclutamiento de menores.
Con el dinero de la droga, diversas personas compran armamentos para las FARC, tanto en Perú como en Ecuador, pertrechos que también se transportan tranquilamente por las carreteras ecuatorianas.


Atrapados por el miedo

En Carchi, en tanto, sitios como El Carmelo, Huaca, Julio Andrade, El Chical y Tobar Donoso, entre otros, se enfrentan a desplazamientos de indígenas que huyen de los enfrentamientos en el departamento de Nariño.
Las FARC se abastecen y realizan operaciones de inteligencia en Ecuador a través de 83 rutas clandestinas en este sitio de la frontera norte.
Los pasos fronterizos, la mayoría caminos de herradura, conectan la población ecuatoriana de El Carmelo con La Victoria, en territorio colombiano y bajo dominio de los rebeldes.

 

Crece el desplazamiento

Pero, no sólo los disparos que se escuchan muchas veces en esas poblaciones crean temor. El masivo desplazamiento de campesinos y comunidades indígenas que abandonan sus tierras y llegan a Ecuador, con lo que tienen puesto, y con sus mujeres y sus hijos, a buscarse la vida o, mejor, a sobrevivir ante la proximidad de los combates o las amenazas de los irregulares, inquieta a los ecuatorianos.
Los desplazados, que entran especialmente por Putumayo hacia Sucumbíos, buscan asilo en albergues de misioneros y en el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Acnur, mas “nuestra labor se hace a veces desesperante por la gran cantidad de gente que llega”, relató a este diario una funcionaria del organismo. Lo que no se sabe es si, entre quienes solicitan refugio, también se encuentran infiltrados combatientes del bando insurgente.

VIGILANCIA. Guardacostas ecuatorianos y colombianos están atentos al paso de las embarcaciones por el Océano Pacífico.

 

 

Los tentáculos de la guerra

Hace un año, el entonces ministro de Defensa de Ecuador, Javier Ponce, reconoció la presencia intermitente de la guerrilla de las FARC en la zona fronteriza, al concluir una reunión con su par colombiano, Juan Carlos Pinzón.
“Nosotros hemos planteado que hay una presencia intermitente de las FARC en la frontera. Muchas veces pasan para descanso o para aprovisionarse de algunos alimentos”, explicó Ponce.
Pero también lo hacen para ajustar cuentas con desertores o informantes.
La situación no ha cambiado y tiende a empeorar. Los tentáculos de la guerra colombiana siguen alcanzado a Ecuador y para nadie es un secreto que la presencia de las FARC en el país ha sido una constante en los últimos años. Incluso, algunos de los rehenes liberados por la guerrilla, como Luis Eladio Pérez, un dirigente político y ahora embajador que permaneció siete años en poder de los rebeldes, han denunciado que parte de su cautiverio lo vivieron en tierras ecuatorianas.
El conflicto, en sus distintas formas, sigue desbordando la frontera, convertida en todo un polvorín, a punto de explotar, en medio de la selva.

 

 

 

El Frente 48
° El Frente 48 es una de las unidades de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), organización considerada terrorista en 33 países.
El Frente 48 hace parte del Bloque Sur de dicha organización y opera en la zona fronteriza entre Ecuador, Colombia y Perú.

 

Frontera
Últimas acciones insurgentes

° Hace un mes una acción, al parecer cometida por el frente 48 de las FARC en la frontera con Ecuador, perdió la vida el patrullero de la Policía, Jesús David Gaona.

° Los primeros indicios apuntan a que un francotirador de esa guerrilla le disparó desde la parte ecuatoriana y lo mató.

° El hecho ocurrió en el Puente Internacional San Miguel, donde las autoridades de los dos países mantienen permanente vigilancia con el fin de contrarrestar cualquier acto que altere el orden público.

° Casi de manera simultánea a lo ocurrido en el Puente Internacional, al parecer el mismo frente guerrillero, al mando de alias ‘Robledo’, hostigó con un artefacto explosivo el corregimiento de Puerto Colón perteneciente al municipio de San Miguel en el bajo Putumayo, a unos cinco kilómetros de la frontera con Ecuador.

° En el hecho, dos adolescentes de 15 y 16 años quedaron heridos.

° Durante la incursión de los subversivos, que al parecer tenía como blanco el puesto de Policía del corregimiento, 20 viviendas resultaron afectadas, luego de que el artefacto impactó antes de su objetivo final.

° Hace tres meses un soldado ecuatoriano murió en la frontera durante un operativo conjunto con tropas colombianas en contra de las FARC.

 

 

Tome nota

Las FARC y el Gobierno iniciaron hace un año las conversaciones para buscar una salida negociada al conflicto armado interno, mientras continúa el fuego cruzado en el territorio colombiano.

704
kilómetros de frontera hay entre Ecuador y Colombia.

http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/show/1101609428/-1/Terror_en_la_frontera.html#.Urf1K7SLBLM

 

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *