“Si Correa se desvía sería compleja la reelección”

El director nacional del partido político Avanza saca sus conclusiones de los resultados de las elecciones seccionales del pasado 23 de febrero. Llama a los alcaldes electos a generar territorios competitivos. En campaña no bastó con ofrecer calles y obra pública, porque eso es en sí una obligación hacer, puntualiza. Avanza no ha decidido sobre tema de reelección.

– A un mes de la elección… supongo que pasó la efervescencia de los resultados. ¿Cuál es la valoración del 23 de febrero?

– Nosotros somos, incluso en votación, la segunda fuerza política. Esto es por el número de alcaldías y por el número de votos. Adicionalmente quiero decirle que se nos quedaron 23 candidatos en segundo puesto por muy pocos votos. Entonces realmente si hubiéramos tenido un poco más de ‘gusqui’ (dinero) y tiempo, las cosas hubieran sido totalmente distintas.

– Se declaran la segunda fuerza política. Hace un año, CREO se declaraba así. ¿Eso es efímero?

– Nosotros tenemos una estructura nacional. Esta es una elección pluripersonal y hemos sentado la base en todo el territorio nacional. En todas las provincias y en todos los cantones tenemos al menos un representante. Esto hace ver que en estos dos años que hemos tenido de trabajo lo hemos hecho con mucha responsabilidad, pero sobre todo sentando base en lo local.

– Usted, durante muchos años, lideró una tesis de descentralización como prefecto de Pichincha, pero llegó la revolución ciudadana y lo cambió todo. ¿Hay espacio para esas tesis?

– La descentralización ha seguido, justamente con el reparto del 15 %. Ha habido una presencia del Gobierno que se permitió hacer obras en las distintas ciudades. Las autonomías siguen, lo que pasa es que unos alcaldes la ejercieron y otros no.

– ¿Avanza está en favor de las autonomías?

– Creemos firmemente en la descentralización. No hablo de autonomías porque siempre tiene que haber una íntima relación entre Ejecutivo y gobiernos locales. Eso de que cada uno se convierta en compartimiento estanco tampoco tiene mucho sentido. Creo que si se tiene un plan nacional de desarrollo todos tenemos que guiarnos por ese plan, pero autónomamente, es decir, que desde nuestra jurisdicción, hacerlo.

– Ganaron ocho alcaldías justamente en una provincia como Manabí, cuyo sentir autónomo es muy arraigado. ¿Cómo entender ese resultado?

– Cuando fui presidente del Concope, fui muy descentralizador. Como prefecto de Pichincha fui el primero que le puse el nombre de Gobierno Provincial. Ahora, todos se llaman gobiernos autónomos. Eso nos dio mucha fuerza en las provincias porque nos vieron que teníamos un espíritu descentralizador en serio. La mayoría de planes que hicimos en el Consejo Provincial se los replicó en la mayoría de provincias. Por ejemplo, hicimos un plan de educación y Pichincha fue la primera en declararse territorio libre de analfabetismo. Cambiamos ese concepto de que el Consejo era solo para hacer carreteras a un concepto de gobierno local.

– ¿Es decir que no solo hacer calles y poner más postes significan desarrollo?

– Yo les dije a mis candidatos que eso de ofrecer alcantarillado y calles era una obligación hacer.

– Ese fue el discurso de los candidatos de PAIS en muchas ciudades, incluso, en Guayaquil…

– Pero eso no bastaba. Los alcaldes deben convertirse en facilitadores para generar territorios competitivos donde se generen industrias y empresas que puedan generar mano de obra.

– ¿Cuán clave es su postura dentro del Gobierno, el manejo de una cartera de Estado vinculada precisamente con esa tesis?

– La clave es ser eficiente. Recuerde que la vez anterior dijeron que porque estaba en el IESS (como presidente del Directorio) tenía un partido político. Y ahora que estoy en el ministerio me dicen que es por la matriz productiva… el asunto es mostrarle al país que uno puede hacer las cosas bien. La virtud número uno de un revolucionario tiene que ser la eficiencia.

– ¿Revive a la socialdemocracia?

– Siempre ha estado presente. Lo que pasa es que fue mal manejada y sus dirigentes se fueron a la derecha. Tan es así que fueron candidatos de CREO. Lo que rescatamos es que logramos hacer un partido socialdemócrata con bases que permita a la gente hacer política buena.

– ¿En qué momento la Izquierda Democrática, en la que usted militó, perdió el camino?

– Cuando perdió su conducta ideológica. Cuando hubo el acuerdo con León Febres-Cordero en el Congreso, y luego los candidatos apoyaron a CREO. Allí simplemente se terminó. Recuerde que la ID de Rodrigo Borja era de un socialismo democrático.

– ¿Avanza le ha dado una lección a PAIS sobre cómo debe organizarse en su estructura?

– Nosotros no estamos para dar lección a nadie, pero sí me ha gustado mucho que algunos miembros de PAIS comiencen a hablar de la necesidad de hacer a ese movimiento un partido político, porque a la democracia hay que tomarla en serio. La democracia funciona con partidos. La gente quiere organizaciones serias para poder hacer política.

– ¿Cómo entender el apoyo del presidente Rafael Correa para que usted cree un partido político?

– Con el presidente Correa conversamos y le manifesté la necesidad de un partido socialdemócrata. Le dije que había una corriente en Ecuador que no porque se haya acabado la Izquierda Democrática, significaba que dejó de ser socialdemócrata, y que por eso iba a hacer un partido.

– ¿Cómo se formó Avanza?

– Me reuní con un grupo de jóvenes y lo formamos. Y le pusimos Avanza porque no nos gusta ver por el retrovisor. Nos gusta ver para adelante, el futuro. Una de las grandes causas del atraso ecuatoriano es que nos pasamos viendo lo que los otros hicieron.

– ¿El término avanza no surge del mensaje de la publicidad del Gobierno de avanzamos patria?

– Esos son análisis simples. Mire el prefecto Jimmy Jairala (Guayas) también tiene un lema que dice que avanza la provincia. El lema del Gobierno es que la revolución ciudadana avanza. El nombre de Avanza salió de la colaboración de un experto en marketing político del Partido de los Trabajadores de Brasil, que ayudó en la identificación del nombre. No le voy a dar el nombre porque no estoy autorizado. Así se hizo, incluso, los colores fueron estudiados. Nada es al azar. Los colores de Avanza significan paz y desarrollo.

– Avanza entró a un escenario que está dominado por PAIS. ¿Cuál es el camino a seguir?

– Es un momento crucial. El trabajo recién empieza. Hemos estado dos años en permanente actividad electoral, pero no de formación. Empezamos recogiendo firmas. Paradójicamente, en las elecciones de asambleístas sacamos los 580.000 votos similares a la cantidad de firmas de apoyo que presentamos. Después hubo elecciones internas, las primarias de asambleístas y luego de alcaldes y concejales. Ahora tenemos finalmente una pausa de dos años y medio para dedicarnos a la formación política de los cuadros.

– Y en esta pausa de dos años… ¿a quién van a formar como candidato a la Presidencia de la República para el 2017? ¿A usted?

– Mire… Una de las cosas buenas de este partido es que yo no he sido candidato en ninguna de las elecciones. Es inédito. Eso es importante porque no estamos generando el caudillo ni el líder insustituible.

– El caudillismo existe… en PAIS se habla de buscar la reelección y declaraciones de funcionarios de Avanza dieron a entender de que si Correa se lanza, ustedes lo apoyarían. ¿En qué punto se rompen esos principios?

– Nosotros apoyamos al presidente Correa por principios ideológicos porque pensamos que lo que está haciendo empata perfectamente con los principios del partido. Nos sentimos muy a gusto apoyándolo.

– ¿Más allá de que no haya alternabilidad en el poder?

– He sido muy cauto en las declaraciones… Avanza tiene que deliberar mucho sobre este tema de la reelección. En su momento, le diremos al país lo que pensamos sobre la reelección. Incluso, en el propio Gobierno no hay una claridad sobre el tema.

– ¿El país está listo para una nueva reelección presidencial?

– Si el presidente Correa sigue plasmando en hechos sus conceptos ideológicos, creo que podía hacerlo sin ningún problema, pero si se desvía por algún motivo, sería complejo para él.

– El presidente llamó a un consenso con los partidos de la tendencia, pero usted ha mantenido discrepancias con PAIS. ¿Se puede dialogar?

– Es la hora de una unión de tendencia para hacer una verdadera alianza. Aspiro a que por el bien de la democracia, a que se logren los consensos. Va a ser complejo.

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *