‘No quiero tener que llorarlo muerto’

yo-le-digo-clever-huye-de-aqui-2-20140118072228-15b87de3dfb0f1113022439276abdd1b

Estamos con la actitud de que se vaya, que no se quede en el país”.

Rocío Alba tiene 38 años de edad, 19 de ellos los ha vivido junto a Cléver Jiménez, el legislador de Pachakutik a quien le ratificaron la sentencia de 18 meses de prisión por supuestas injurias al presidente, Rafael Correa.
La pareja tiene tres hijos: Christopher (18), Cristina (16), Cristela (2) y viven en Zamora Chinchipe, provincia a la que el ‘incómodo’ legislador representa en la Asamblea Nacional.
Mujer sencilla, humilde, sin poses, Rocío se mantiene alejada de la política. Trabaja como secretaria en un colegio de Zamora. Define a su esposo como un padre amoroso, que deja todo por sus hijos ya que, asegura, son su parte débil.

 

“Cléver es muy enérgico en sus decisiones, pero con sus hijos es delicado y como esposo es magnífico”, manifiesta.
Sin ocultar sus sentimientos, en diálogo con La Hora expresa lo que piensa la familia ante este proceso judicial que, tal como se dibuja el horizonte, terminaría con el asambleísta tras las rejas.

 

¿Cómo vive la familia el proceso contra su esposo?

Mi familia está muy tensa, pasando algo terrible por las injusticias que se dan contra mi esposo. Tenemos coraje, indignación de los atropellos en su contra. Pero sentimos gusto de que defienda al pueblo, ya que ha sido una persona intachable que se ha ganado su espacio. Cualquiera que le conoce puede dar fe de que no es corrupto, que nunca se ha cogido dineros ajenos. Mis hijos tienen la satisfacción de que nadie puede decirles que su padre es un corrupto.

 

¿Cómo han reaccionado ellos?

El mayor está un poco triste. Cristina tiene el carácter de su papá y siempre apoya las decisiones que tome, pero en el fondo todos estamos hechos pedazos, tememos que no esté con nosotros.

¿Cómo repercute en la estabilidad de la familia que su esposo esté en exposición pública permanente?
Son sentimientos encontrados. Por un lado sus denuncias son firmes, pero a la vez hay preocupación porque tenemos un Gobierno que no presta las garantías, porque no hay una justicia impecable.

 

¿No le ha dicho en algún momento que pare las denuncias?

Sí. Le decimos que en este Gobierno no hay garantías y que se detenga. Pero él tiene sus ideales y nos dice que el pueblo lo eligió para legislar, si no que qué hace en la Asamblea. Hay temor por su vida. Tengo miedo de qué le puede pasar a mis hijos. Estamos pendientes al teléfono y siempre es tensa la situación.

 

Cuando se dio el allanamiento de la oficina y casa del asambleísta, ustedes estaban en su provincia. ¿Qué le pasó por la mente al enterarse de eso?

Fue terrible. Uno no sabe de leyes y pensábamos en qué momento le vienen a llevar preso.


¿Se arrepiente de que haya sido electo asambleísta?

Yo estoy orgullosa de que mi esposo vele por el bienestar de la gente, por los más débiles, pero siempre con el temor de qué le puede pasar.

 

¿Qué siente cuando mira al Presidente hablar en contra de su esposo?

Da coraje porque él se llena la boca diciendo que mi esposo es un mentiroso, un delincuente, cuando nosotros sabemos en la realidad que no es así. Vemos que (Correa) es agresivo y malcriado para tratar a las personas. Mi hogar está triste.


¿Qué le diría al Presidente?

Le diría que él también es padre, es hijo. Que piense en la mamá de Cléver, en mí como esposa. Que a él no le va a gustar que eso le hagan a su hijo o que piense en lo que sentiría su madre. Que reaccione, ya que Cléver simplemente lo que hace es legislar.

¿Le pediría a su esposo que salga del país, que se refugie en alguna embajada?
Sí. Cualquiera le pediría eso a su esposo. Lo que Correa ha dicho, todo se ha cumplido. Que le van a enjuiciar y lo enjuiciaron; que lo van a encarcelar, de aquí a mañana quién sabe qué puede pasar. Hay el riesgo de que a Cléver lo vayan a matar. Yo le digo que prefiero llorar porque esté fuera del país, que llorarle porque esté muerto y nunca más podrá estar con nosotros, con nuestros hijos. Estamos desesperados porque no es para menos. Sí le presionamos, le decimos: ‘Cléver, huye de aquí’.

 

El Asambleísta ha manifestado que hay una conversación pendiente en familia y que les pedirá permiso para que le permitan seguir enfrentándose al Gobierno. ¿Le dará ese permiso?

Yo creo que no, porque no vamos a permitir que vaya a perder su vida por seguir con esto. (HCR)

 

http://www.lahora.com.ec/index.php/noticias/fotoReportaje/1101621710#.UtuEybR76N0

 

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *