Los hermanos Noboa tienen suertes distintas con Correa

20131225170721

Isabel Noboa expande sus inversiones inmobiliarias; Álvaro está fuera del país

Isabel ha sido condecorada hasta por miembros del oficialismo; mientras su hermano tiene medidas cautelares y sus bienes han sido rematados para cancelar una glosa con el Fisco. De estas diferencias, ellos no hablan.

E n la puerta principal de ingreso a la Industrial Molinera, en Guayaquil, ya se exhibe un monigote o “año viejo” que representa a Rafael Correa. La selección del personaje en esta empresa de Álvaro Noboa, no resulta fortuita, tomando en cuenta que, para el empresario y político, sus males del 2013 tienen nombre y apellido. Actualmente, vive en Miami y si regresa al Ecuador no podrá volver a salir, por la medida judicial que pesa en su contra por una deuda que todavía no se finiquita con el SRI. La hacienda La Clementina ya no es de su propiedad y el negocio bananero, otrora la base de su fortuna, ahora resulta un mal negocio, según sus propias palabras. Hasta sus carros Mercedes Benz, yates y avionetas fueron embargados por el Servicio de Rentas Internas. “Y mi prestigio ha sido destrozado por el Gobierno”, añade. Buenas noticias en 2013, para Álvaro Noboa, no hay muchas.

La otra cara de la moneda la exhibe su hermana mayor Isabel, principal del grupo Nobis, que ella fundó después de la muerte de su padre, el magnate Luis Noboa Naranjo. Luego de una larga disputa familiar por la herencia del millonario, la empresaria tomó el mando de las fábricas que le correspondieron y fundó otras, dedicadas especialmente al sector inmobiliario. No le ha ido mal.

Este año, por ejemplo, fue elegida, mediante una encuesta organizada por la revista Vistazo, como “la líder empresarial con mayor reputación del Ecuador”. Entre los méritos que expone la publicación están “la visión estratégica para cumplir objetivos, el impulso de nuevos e innovadores negocios en el Ecuador y más allá de sus fronteras, comportamiento responsable, buena comunicación y carisma”. Y en el mes de octubre, recibió dos galardones internacionales, en el Encuentro Empresarial Iberoamericano y en la Asamblea Plenaria de la CEAL.

La lista de reconocimientos que ha recibido Isabel Noboa este año es larga y una llama la atención, entregada por la Asamblea Nacional, de manos del legislador Juan Carlos Cassinelli, del movimiento del Gobierno, Alianza País. Cassinelli le impuso la condecoración “Matilde Hidalgo de Procel” al mérito empresarial, entre otras cosas, “por su testimonio de esfuerzo, perseverancia, gestión social y su prolífica actividad desarrollada como filántropa”.

“Es un orgullo presidir la ceremonia de condecoración a una de las ciudadanas más ilustres que tiene el país”, dijo en esa ocasión el asambleísta del oficialismo.

Estas condecoraciones recientes de Isabel Noboa, son un viejo recuerdo para Álvaro Noboa. En su oficina de la industrial Molinera cuelga un reconocimiento del antiguo Congreso, de 2003. Está firmado por su presidente, Guillermo Landázuri, y se lo enaltece por su labor como empresario. La encargada de entregar el acuerdo fue Sylka Sánchez, diputada del Prian -partido que fundó Noboa- y empleada de ese grupo económico.

La actualidad es muy distinta para estos dos hermanos millonarios. Mientras Isabel anuncia con entusiasmo sus nuevos planes de inversión en un país que considera de muchas oportunidades, Álvaro no tiene tanto optimismo y reconoce que el resto de sus empresas, aparte de la Bananera, “unas están bien y otras más o menos”. Atribuye la situación a la política del Gobierno. Con esa misma política, Isabel prácticamente ha cambiado el perfil de Guayaquil con nuevos edificios y tiene en mente la construcción de un proyecto inmobiliario en Playas, de $700 millones, al que ha llamado Karibao. Además apunta a más hoteles en Quito, Guayaquil y planes inmobiliarios en Machala.

Las inversiones de la empresaria se extienden a otros campos, como la generación de energía hidroeléctrica, con concesiones otorgadas por este Gobierno.

Hace un mes, presentó la sociedad que para levantar una central en Zamora Chinchipe, el grupo Nobis firmó con el Fondo de Cesantía del Magisterio Nacional, que está integrada por maestros afiliados a la UNE. El evento fue un éxito e Isabel fue aclamada por los profesores de izquierda.

Sobre la distinta suerte que han tenido en estos tiempos, ellos no dicen mucho. En la revista Vistazo, Isabel Noboa, dijo respecto a su relación con el Gobierno, que “me manejo en una posición de respeto ante la posición gubernamental. Creo que debemos regirnos por las leyes y creo que los gobiernos tienen cosas buenas y no tan buenas, pero no soy yo quien debe condenarlos”. En cuanto a la situación jurídica de su hermano, fue muy cauta cuando fue abordada en este tema, en un evento empresarial. “Es mi hermano y lo quiero, espero que arregle sus problemas”, dijo en esa ocasión.

Con igual prudencia, habla Álvaro de la relación de su hermana con el Gobierno. “Es un tema delicado, prefiero no tocarlo -dijo el excandidato a este Diario-. Cuando hablamos, hablamos de temas familiares, no de negocios”.

Del futuro, los planes de ambos van por carriles distintos. Álvaro asegura que no se retirará de la política, “pese a que he sido tan perseguido por eso”, mientras Isabel no ha optado por la función pública, desde la única vez que lo hizo, en el gobierno de Lucio Gutierrez, para tareas de mejorar la competitividad. (MP)

Ping-pong

Álvaro Noboa Pontón, empresario y político, cinco veces candidato a la Presidencia

‘A Isabel la felicito, siempre hay excepciones a la regla’

¿Por qué usted sostiene que no le debe nada al SRI, cuáles son sus argumentos?

Han cogido como costo el precio de todos los gastos del Ecuador, como precio de venta el precio en el que se vende la fruta en el supermercado y obviaron todos los gastos de transporte, de carga, más todos los demás. Ellos pusieron cero, cero, cero, cero, gastos. Es decir, el madurador cobra cero. El camionero cobra cero. El estibador de los Estados Unidos cobra cero. Inflaron una utilidad y la convirtieron en $223 millones, cosa que no se ha visto en la historia tributaria ecuatoriana. No existe ninguna compañía ecuatoriana de exportación que haya pagado dicho tributo ni antes ni después del 2005. Fue una manera de perseguirme y dañar mi imagen. Me hicieron un daño terrible, en mi imagen política y empresarial.

¿Qué pasó en los años posteriores, en los pagos de impuestos de su bananera?

No ha habido problemas de este tamaño. Han habido valores inflados, pero ninguno de este tamaño. Ni Dole, que tiene nuestro mismo tamaño, no ha tenido, en ningún caso, que pagar este tributo. Eso se llama discriminación. Por eso estamos haciendo publicaciones para que se conozca el caso, en Internet, en los periódicos de Bélgica, que es donde el economista Correa se va a retirar en tres años, para que se conozca allá lo que hace en Ecuador.

¿Ya se resignó a perder La Clementina?

Pero los trabajadores de La Clementina dicen en un comunicado que ellos quieren seguir trabajando con Álvaro Noboa y que no quieren comprar La Clementina.

Pero hay otro grupo que ha constituido una cooperativa y están dispuestos a comprarla.

Imagínese el lío que va a tener la Corporación Financiera Nacional con trabajadores divididos, en donde a cada uno le toca $40 000 de deuda, y unos intereses anuales de $4 000, cuando sus sueldos no son de $4 000 al año. Es decir, todo su sueldo tendrán que entregárselo a la Corporación Financiera. Y La Clementina es un negocio en caída, no da dinero. Si hacen inversiones, tal vez dé utilidad de uno o $2 millones al año.

¿El año pasado cuánto tuvo de utilidad La Clementina?

Hubo pérdidas. El negocio del banano es un negocio a pérdida en Ecuador, por los costos más altos. Hasta mis competidores Dole y Chiquita han perdido.

¿Cómo están financieramente, sus otras empresas?

Unas están bien, otras están más o menos. El país, en general, excepto por el petróleo, no está pasando por su mejor momento. Molinera, por ejemplo, se ha mantenido.

Usted se queja, pero su hermana Isabel tiene otra visión, mucho más optimista, sigue haciendo inversiones.

La felicito y le deseo lo mejor. Siempre hay excepciones.

¿Por qué cree que a ella le va mejor que a usted?

No sé. La felicito y siempre hay excepciones a la regla. Pero conozco muchas empresas que han quebrado.

Las relaciones de Isabel con el Gobierno son buenas, ha recibido incluso dos concesiones para construir hidroeléctricas. ¿Qué opina?

No hablamos de negocios con mi hermana. Hablamos de cosas personales. Me llamó hace poco por la muerte de nuestro hermano, hablamos de cosas familiares, del amor. No tocamos esos temas.

¿No le ha preguntado usted como consiguió esa entrada con el gobierno de Correa?

Para nada. Son temas delicados, no me gusta tocar esos temas. (MP)

 

http://www.hoy.com.ec/noticias-ecuador/los-hermanos-noboa-tienen-suertes-distintas-con-correa-597663.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *