El inicio del declive del correísmo y la reanimación del movimiento social ecuatoriano

fin correismo

fin correismo

Calificativos como el milagro ecuatoriano o el jaguar latinoamericano fueron usados por líderes internacionales para calificar la administración del presidente Correa, cuyo éxito relativo se relaciona especialmente a los altos precios de los comoditties exportados (petróleo y otros minerales, productos agroindustriales; etc.) y al incremento de la recaudación tributaria.

Al referirnos a los precios elevados de los comoditties debemos tener claro que su cotización, en lo fundamental, depende de las contradicciones interimperialistas manifiestas en la producción y circulación de mercancías (disputa de mercados y materias primas), como expresión de la última crisis de superproducción del capitalismo. Mientras que la política tributaria, así como el crecimiento de recaudación; tiene relación a la ampliación del número de contribuyentes provenientes de los sectores populares y a la creación de nuevos impuestos.

Sin embargo, lo cierto es que el Ecuador experimenta un crecimiento de su economía, la proporción es del doble con respecto al Producto Interno Bruto del año 2006 ($50milmillones), año en que inició la gestión del presidente Correa. Pero en contradicción con el PIB actual, de más de un centenar de miles de millones de dólares, lo cierto es que la concentración de la riqueza es mayor; al punto que los grandes grupos económicos en el año 2007 tenían ganancias que representaban el 30% del PIB, mientras que a la actualidad se acercan al 60%. Esto significa que los pelucones, como acusa su majestad presidencial, pasaron de $15000millones a acumular alrededor de $60000millones.

Por lo tanto, el crecimiento económico del jaguar latinoamericano tiene de milagro el de engordar las fortunas de grupos económicos tradicionales del Ecuador; así como de nuevos ricos gracias a sus jugosos contratos con el Estado que ha desplegado una obra de infraestructura (puertos, aeropuertos, hidroeléctricas, carreteras, otras obras de construcción civil) que sirve de base para su proyecto modernizador del capitalismo.

Pero el boyante crecimiento descrito está en peligro, el propio presidente califica como difíciles los posteriores años. Esto se debe a la desaceleración del crecimiento de las economías emergentes entre las que se allá China, principal socio y acreedor del gobierno correísta; sin que se descarte una nueva recesión (como ya se declaró Brasil) y hasta depresión de la economía mundial.

Esos brevísimos criterios económicos tienen interacción con otras aristas sociopolíticas del país. Así la búsqueda de nuevos acreedores de deuda externa entre los que se suman el reciente,  antes proscrito, Fondo Monetario Internacional y Banco Mundial, tiene segura relación con el anuncio presidencial de: eliminar subsidios, reformar la Constitución, confiscar los fondos previsionales privados de los trabajadores, aprobar leyes antipopulares confiscatorias de derechos sociales, económicos y políticos; además de recrudecer su política de criminalización de la lucha social.

Describamos brevemente los efectos de la eliminación de subsidios que se apresta a tomar el régimen.

A nombre del cambio del cambio de la matriz energética se construyeron en el Ecuador nuevas centrales hidroeléctricas cuya justificación inicial era el reemplazo de la generación de electricidad de las termoeléctricas y su potencial exportación a países vecinos. Sin embargo, al igual que nuestra Patria, los países de la región construyeron también sendos proyectos hidroeléctricos para cumplir la demanda de energía que exige la reprimarización de la economía a través de la megaextracción de los minerales de nuestros subsuelos. Ese escenario advierte un sobrante de energía que será comercializado a las familias ecuatorianas a través del reemplazo de cocinas de gas por las de electricidad o de inducción. Detrás del discurso oficial está la pretensión de elevar el precio del cilindro de gas de uso doméstico a un precio de entre $20 y $25 y los gastos provenientes del cambio de medidores, de cableado, de cocinas, ollas y otros utensilios que afectarán seriamente las economías de [email protected] [email protected]

Mientras se opera la nueva matriz energética, los empresarios de la transportación pública reclaman la elevación de las tarifas de transporte; hecho que pretende ser aprovechado por el gobierno nacional para eliminar el correspondiente subsidio. El régimen quiere evitar el peso político de esa medida económica, a través del argumento de que las competencias sobre el tránsito se descentralizaron a los municipios y, por tanto, les corresponde a ellos establecer la nueva tarifa; hecho muy controversial, pues se entregarían dichas competencias sin transferir los recursos necesarios para mantener el subsidio descrito.

Esas motivaciones y tantas otras encuentran un cauce de protesta social callejera que se potencializa. Insistimos que dista de los intereses de la otra derecha, que está fuera de Carondelet, pues ella también trató de eliminar estos y otros subsidios; además que la derecha correísta y la de sus semejantes en pugna descargan las crisis en los bolsillos de la juventud, los trabajadores y los pueblos.

Esa protesta social popular es independiente de la derecha, se forja en la unidad de los de abajo que reclamamos dignidad, además de mejor calidad de vida; a pesar que el régimen descalifique las opiniones de quienes pensamos diferente y agudice su prepotencia.

Es obligatorio para los sectores populares y sociales, para las fuerzas verdaderamente democráticas y de izquierda afianzar su unidad, recrear su plataforma de acción para que la reanimación de la protesta social se desarrolle a nuevos niveles y derrotar una vez más a las derechas tanto neoliberal como desarrollista.

 

por Francisco Escandón Guevara

http://www.ecuadorlibrered.tk/index.php/ecuador/politica/2829-2014-09-20-21-55-18

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *