Nombres y Caras: Álvaro Uribe, político colombiano

Uribe-partido-Centro-Democratico-Bogota_MILIMA20140310_0041_11

El ex presidente, opuesto al diálogo con las FARC, llega al Senado con su movimiento Centro Democrático.

Bogotá

Por ocho años combatió a las FARC desde el poder, y ahora encabezará la oposición al diálogo con esa guerrilla desde el Senado colombiano: el ex presidente Álvaro Uribe llega al parlamento erigido como el mayor adversario del gobierno. A sus 61 años, Uribe se convirtió este domingo en el primer ex presidente en llegar al Senado colombiano con una alta votación que le permitió a su partido conquistar al menos 20 de las 102 curules.

El ex mandatario (2002-2010) fue elegido por el Centro Democrático, el partido de derecha que fundó en 2013 tras distanciarse del presidente Juan Manuel Santos, su ex ministro de Defensa y a quien acusó de traición por abrir negociaciones con las FARC en busca de un acuerdo para poner fin al conflicto armado de cinco décadas, el más prolongado del continente.

“Hoy ha nacido el Centro Democrático por un país seguro sin vacilaciones frente al terrorismo (…), sin impunidad para que pueda haber perdón”, proclamó Uribe este domingo tras su elección. Durante su mandato, Uribe propinó los mayores golpes militares a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas), y se ha levantado como el principal opositor a los diálogos que llevan a cabo el gobierno y esa organización desde noviembre de 2012 en La Habana.

Santos “entrega al país a FARC con acuerdos políticos”, afirmó el ex mandatario con insistencia, para ilustrar su desacuerdo con un proceso de paz que, según él, dejará sin castigo los crímenes de los guerrilleros en medio siglo de confrontación armada. Uribe, que dejó el poder con niveles récord de popularidad, alzó en esta campaña las banderas contra la supuesta impunidad en el diálogo con los rebeldes, y se convirtió en un acérrimo crítico del gobierno venezolano, que actúa junto a Chile como acompañante del diálogo con la agrupación insurgente.

“Hoy votamos contra el castro-chavismo que algunos quieren traer, que el gobierno propicia”, dijo el ex mandatario este domingo. Hijo de un hacendado a quien las FARC asesinaron en 1983, Uribe llegó al poder en 2002 con la promesa de combatir a esa guerrilla que tilda de terrorista. El día de su posesión ante el Congreso, el grupo rebelde lanzó varios obuses contra la sede del parlamento, aunque apenas uno de ellos afectó la fachada del céntrico edificio. El ataque dejó 19 muertos, la mayoría habitantes de la calle que vivían en un sector próximo.

Ya en el poder, el ex presidente de origen liberal libró una batalla sin cuartel contra esa guerrilla y logró debilitarla militarmente, al tiempo que negoció un polémico proceso de desarme y desmovilización de grupos paramilitares de ultraderecha, implicados en miles de asesinatos y desplazamiento de civiles en su cruel lucha contra las guerrillas.

Nacido el 4 de julio de 1952 en Medellín (noroeste), Álvaro Uribe Vélez fue un estudiante brillante, que se doctoró en Derecho y Ciencias Políticas en su ciudad natal y completó estudios de Administración y Gestión en la Universidad de Harvard y en Resolución de Conflictos en Oxford. Disidente del Partido Liberal, fue alcalde de Medellín (1982-83), concejal (1984-1985), senador (1986-1994) y gobernador de Antioquia (1995-1997), provincia natal en el noroeste del país, antes de ganar sus primeras elecciones presidenciales en 2002.

Durante su paso por la gobernación, alentó las organizaciones civiles de autodefensa lo que le valió las críticas de varios sectores que lo acusan de haber promovido el paramilitarismo, lo que él niega. Considerado un trabajador infatigable, de memoria prodigiosa y aficionado a los caballos, Uribe estuvo en la mira de las FARC. En su biografía “No hay causa perdida”, asegura haber sobrevivido a quince atentados durante su carrera política.

Uribe llegó a la presidencia tras el fracaso del proceso de paz con las FARC en 2002, y su gestión es reconocida por los logros en seguridad y la estrecha alianza que selló con Estados Unidos para combatir a la guerrilla. Mientras otros ex presidentes colombianos salieron de la Casa de Nariño con un bajo perfil, Uribe es el primero que se somete a las urnas para volver al Senado, donde ejerció en la década de los 90, al considerar que la situación del país exige que se recupere “el rumbo de confianza”. Uribe dejó la Presidencia en 2010 con una popularidad del 75 % y un intento frustrado por la Corte Constitucional de convocar un referendo que permitiera su segunda reelección.

Con el resultado de este domingo, logró armar un importante bloque de oposición de cara a las posibles reformas que deberá tramitar al Congreso relacionadas con el proceso de paz, aunque en teoría no tendrá la suficiente fuerza para bloquear al gobierno. “Es un peso importante, pero no de bloqueo para la mayoría de las iniciativas”, dijo a la AFP la experta en sistemas políticos de la Universidad Javeriana Patricia Muñoz.

Casado con Lina Moreno, una mujer discreta y que se ha dejado ver poco en actos públicos en sus ocho años como primera dama, Uribe tiene dos hijos, Tomás y Jerónimo, ambos empresarios y a quienes se les relaciona con negocios supuestamente irregulares de los que han obtenido grandes ganancias. Uribe es un adalid de la política que trata de acercarse al votante en su idioma, que cabalga sin derramar una sola gota de café, que rifa caballos tres días antes de someterse a las urnas y que, por primera vez en esta campaña, recibió tomatazos del campesinado.

http://www.milenio.com/internacional/Nombres-Caras-Uribe-politico-colombiano_0_259774042.html

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *