La hija de Óscar Iván Zuluaga

02e0c3f47df5feae69dcedaadd3af304

Juliana Zuluaga Martínez, la hija menor del candidato del Centro Democrático a la Presidencia, asegura que el país necesita un mandatario que no quiera el poder.

iene 19 años, pero su forma de ver el mundo refleja madurez. Recién graduada del colegio demostró su determinación cuando decidió irse para Kenia (África) como voluntaria. Juliana Zuluaga Martínez, la hija del candidato a la Presidencia Óscar Iván Zuluaga, vivió en Nairobi y trabajó tres meses con huérfanos.

Allí era profesora de inglés, matemáticas y sociales. Recuerda que estuvo en un suburbio en donde el agua llegaba cada día y medio y la comida era escasa. Es estudiante de arquitectura y de economía de la Universidad de los Andes.

Dedica los fines de semana a liderar retiros espirituales para jóvenes y disfruta especialmente jugar fútbol. Estuvo en una liga femenina en Bogotá y ha participado en torneos locales e internacionales. Como seguidora de la carrera de su padre, dice estar muy contenta con la candidatura a la Presidencia. “Sabíamos que en la vida de un político, la Presidencia es el último fin. Estamos muy contentos de que por fin se le diera la oportunidad, no sólo a él sino a toda la familia”, cuenta.

Juliana dice que esta campaña, más que una carga, ha sido un reencuentro familiar. “Desde que empezó nos hemos unido mucho más. David volvió a la casa. Llevaba cinco años viviendo fuera del país. Mi hermano Esteban se iba de viaje y yo también. Entonces ha sido una unión porque volvimos a estar los cinco en la casa”, refiere.

Marta Ligia, su mamá, lidera el grupo de mujeres de la campaña. David, el mayor de los hermanos, es la mano derecha de Óscar Iván. Esteban, segundo de los hijos y quien terminó materias de comunicación en la Universidad de la Sabana, es el reportero gráfico de la campaña. Y Juliana lo acompaña en cada evento.

A Juliana se la puede ver caminado por el centro de Bogotá. “A mí nadie me cree que la hija del candidato anda en Transmilenio. Piensan: ‘A esta le ponen carro con escolta o le pagan el taxi diario’. Todo lo contrario, me transporto en Transmilenio como todos los demás. Para mí no hay nada más rico que saber que nadie lo conoce a uno y que uno es exactamente igual a los demás. Sin embargo, todas esas cosas como hija del presidente no van a volver a pasar. Por la noche llego a contarle a mi papá lo que le toca vivir a una persona del común. Vivir como viven los demás hace que sea un candidato más valioso”, sostiene.

“Llegar al poder no queriéndolo sino por el bien de los demás” es, para la hija del candidato, la principal cualidad que tiene su padre. “Lo más importante es que es una persona sencilla, que viene de una familia muy humilde y que realmente quiere el bien para el país. Él no está en la búsqueda del poder, de la plata o de la fama. Si por eso fuera hace mucho estuviera en el sector privado con un puestazo”, recalcó.

Juliana no se obsesiona con el triunfo y piensa que si no ganan es porque no debería ser así. Aunque el lado personal de Zuluaga no ha sido muy conocido, su hija menor lo describe como una persona imperturbable. “Poner bravo a mi papá es imposible. Le gusta que cuando llegue uno se le siente al lado y lo consienta. Con mi mamá es muy consentidor. Cuando puede nos dedica tiempo, nos invita a comer o a pasear. Es muy difícil pelear con él, aunque a veces regaña”, concluyó Juliana.

http://www.elespectador.com/noticias/politica/hija-de-oscar-ivan-zuluaga-articulo-487842

También te puede interesar...

0 comentarios

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *